Una nevera solidaria contra el desperdicio de alimentos en Argentina

- 14:04 - 5/03/2016
0 comentarios

    "Retira libremente solo lo que necesites", invita a los transeúntes una nevera situada en la vía pública de la ciudad argentina de San Miguel de Tucumán. Su objetivo: dar de comer a todo aquel que no pueda pagarse un plato de comida y, a la vez, reducir el ingente desperdicio de comida.

    "Somos dueños de tres negocios gastronómicos y siempre nos preguntábamos qué hacer con el excedente de comida que tirábamos", dice a Efe Luis Pondal, uno de los tres fundadores de la iniciativa solidaria Heladera social.

    El miedo a intoxicar a alguien o sufrir una demanda por ese motivo frenaron durante años los planes de donar alimentos sobrantes, señala Pondal.

    Hasta el día en que, a la hora del cierre, vieron cómo un padre metía a su hijo pequeño en el interior de un contenedor para que buscase comida entre las bolsas de basura y la mayoría de lo que encontró procedía de su restaurante.

    "Era una locura. Sé que es una imagen cotidiana -cuántas veces va uno caminando y ve gente revolviendo basura-, pero ese día decidimos hacer algo, porque es indigno que una persona coma así", señala Pondal.

    "Decidimos que en vez de tirarla, íbamos a porcionarla, clasificarla y ponerla dentro de una heladera (nevera), para que cualquiera que pase la pueda sacar", explicó.

    La sacaron a la calle a finales de febrero y su éxito fue inmediato. Además de los alimentos no consumidos en sus locales, decenas de vecinos se acercan a diario para depositar lo que les sobra al cocinar y restaurantes y negocios cercanos entregan también sus excedentes, que desaparecen al poco tiempo en manos de personas que no se los pueden costear.

    "Estamos muy sorprendidos con la participación de los vecinos. Nos pensábamos hacer cargo de lo nuestro, pero ante la gran participación hemos redactado un protocolo de guardado y cuidado, para que los vecinos sepan que tienen que poner los platos en una bandeja, envolverlo en papel film y rotularlo", detalla.

    También se han visto desbordados por la cantidad de llamadas y mensajes recibidos en los últimos días para preguntarles sobre el proyecto, con la intención de replicarlo en otros lugares de Argentina.

    "Todos tenemos una heladera social en nuestras casas", subraya Fernando Ríos, quien, junto a Daniela Viñas, integra el trío de fundadores de la iniciativa social.

    Pondal cree que son muchas las personas que no quieren tirar comida, pero faltan canales para evitarlo y una regulación clara que permita donar alimentos "sin tener que sufrir si va a pasar algo o no va a pasar".

    "Nunca conocimos a nadie que hubiese sido denunciado. Es una linda excusa para mirar para otro lado", opina el empresario.

    Detrás de la frase "la comida no se tira", repetida durante generaciones de padres a hijos, Pondal ve un motivo central: "No tirarla porque hay gente que la puede comer".

    Además, continúa, "cuando uno piensa en no tirar comida piensa también en hacer una compra responsable para que no sobre nada, en cuidar la tierra que produce esos alimentos, en la necesidad de frenar el cambio climático...".

    En Argentina se desperdician cada año 1,5 millones de toneladas de comida, unos 38 kilogramos por persona, según datos de 2015 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

    El pan y los cereales, las frutas y las verduras, y los lácteos, productos básicos de la canasta alimentaria, son los principales grupos de alimentos que van a parar a la basura.

    La otra cara de la moneda son los 11 millones de argentinos que viven bajo el umbral de la pobreza, casi el 29 % de la población.

    "La discusión no es una heladera. La discusión es hasta cuándo vamos a mirar para otro lado tirando alimentos cuando vecinos pasan hambre", concluye Ríos.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    Alarma por el <b>avance del dengue</b>: hay 15.000 casos en todo el país
    Cartas de inventores a Perón redescubren la sociedad argentina de los años 50