elEconomista.es
Argentina
Últimas noticias
27.405,83
-0,27%
17,36
+0,06%
17,6920
+0,50%
972,75
0,00%

El cáncer, una epidemia silenciosa que causa 60.000 muertes por año en Argentina

elEconomistaAmérica.com | Argentina - 14:53 - 6/07/2017
0 comentarios
    El estudio de The Economista muestra el impacto de cáncer en Argentina y la región.

    El cáncer es una problemática relevante en Argentina y en América Latina. En el país, es la primera causa de muerte en personas de 40 a 65 años, y en 2014 fue responsable del 19% del total de los fallecimientos. Pero, si bien hay avances, los esfuerzos realizados hasta el momento para implementar medidas para el control del cáncer produjeron resultados dispares. Un estudio en 12 países de la región realizado por The Economist Intelligence Unit, con un grant de investigación otorgado por Roche Latinoamérica, mostró que Argentina tiene importantes desafíos en Planificación Estratégica, principalmente por ser uno de los pocos países que no cuentan con un Plan Nacional de Control del Cáncer (NCCP, por sus siglas en inglés, según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    La investigación "Control del cáncer, acceso y desigualdad en América Latina: una historia de luces y sombras" comparó ciertos parámetros que permiten comprender cómo se desempeña cada país en el control integral del cáncer, desde la prevención y la detección temprana hasta el tratamiento y los cuidados paliativos. Esta técnica, conocida como benchmarking, permitió elaborar una Tabla de Puntuación de Control del Cáncer en América Latina (LACCS, por sus siglas en inglés), que compara a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay. A su vez, el equipo de The Economist Intelligence Unit llevó adelante 20 entrevistas en profundidad con los principales referentes del cáncer en la región.

    "La investigación de The Economist presenta una herramienta interesante para realizar un diagnóstico de la situación del cáncer en la región. Para poder abordar las problemáticas complejas que presentan los distintos países se requiere de soluciones multifacéticas diseñadas a medida de las necesidades puntuales de cada país. Es necesario conocer en profundidad los desafíos de cada sistema de salud en particular para poder avanzar en la búsqueda de soluciones relevantes", afirma Osvaldo De la Fuente, Gerente General de Roche Argentina, y agrega: "Como líder mundial en oncología, Roche comparte la responsabilidad, con otros actores sociales, de contribuir en la lucha por el control del cáncer. Consideramos que las investigaciones independientes, como el trabajo de EIU, son un recurso valioso para visibilizar la problemática del acceso a la prevención y la atención del cáncer de calidad en la región".

    Los hallazgos del estudio muestran que el país tiene un desempeño relativamente bueno en materia de monitoreo (registros epidemiológicos), y se ubica en el promedio en disponibilidad de tratamientos; radioterapia; y prevención y detección temprana. En cuanto a planeamiento estratégico y financiación, existen muchos aspectos que pueden modificarse para mejorar el control del cáncer .

    "La tabla de puntuación Latin America Cancer Control Scorecard (LACCS) muestra que varios países de la región han implementado o reforzado sus Planes Nacionales de Control del Cáncer. Sin embargo, a menudo tales planes no son lo suficientemente abarcativos y tienen financiación insuficiente", declara Martin Koehring, editor jefe a cargo de Salud Global, Liderazgo de Reflexión, The Economist Intelligence Unit, agregando que: "También se ha progresado en la introducción de registros de cáncer de base poblacional en la región, aunque persisten problemas con la calidad de datos y la cobertura. Otras áreas en las que se puede mejorar incluyen altas tasas de diagnóstico en estadio avanzado, recursos insuficientes para las necesidades vinculadas al cáncer presentes y futuras, sistemas de salud fragmentados e inequidad en el acceso a la atención".

    Los obstáculos en común con la región fueron: la fragmentación de los sistemas de salud, que en Argentina es muy pronunciada (24 jurisdicciones, distintos subsistemas), lo que resulta en una diferente calidad de atención según el sistema al que se pertenece; la carencia de cobertura universal de la salud; la fuerte desproporción entre las áreas urbanas y rurales, y entre las zonas ricas y pobres, con recursos concentrados en las ciudades y las zonas prósperas; y la disparidad tanto en incidencia y mortalidad como en control del cáncer.

    Un artículo recientemente publicado por The Lancet coincide en la disparidad en la calidad de atención del cáncer en la Argentina. Al describir el nivel de acceso y la calidad de atención para 195 países, Argentina tienen un índice de 68/100, pero dicha calificación baja en patologías oncológicas. Para cáncer de piel no melanoma es de 57; para leucemia, 50 y para cáncer de testículo, 31, lo que muestra la heterogeneidad en el acceso a la atención de calidad.

    En lo que respecta al gasto en salud, el estudio de The Economist Intelligence Unit muestra que, en Argentina, el porcentaje de PBI en gasto público en salud fue de 2,7% en 2014, por debajo del promedio regional de 4,5%, y lejos de la que realizan los países de ingresos altos (la media en los países desarrollados es de 7,42%). El informe suma una perspectiva adicional al análisis del financiamiento en cáncer vinculada con la gestión de los recursos: cómo se gasta ese dinero, es decir, cuáles son las decisiones políticas. Argentina realiza una inversión importante en medicamentos, pero en forma ineficiente: a nivel nacional hay dos organismos que administran la compra y la entrega de la medicación oncológica, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Desarrollo Social. Por un lado, esto genera que los pacientes tengan que trasladarse físicamente a grandes distancias y realizar numerosos trámites en diferentes organismos sólo para solicitar la medicación. Esto lleva a que, en el sector público, una persona que recibe su diagnóstico pueda demorar meses en iniciar tratamiento.

    The Economist señala que la restricción de fondos en atención del cáncer se debe, posiblemente, a la carencia de un Plan Nacional de Control del Cáncer que centralice los esfuerzos. El surgimiento del Instituto Nacional del Cáncer (INC) en 2010 representó un logro, cohesionando políticas y programas, pero continúa la barrera organizacional que supone un país con 24 jurisdicciones diferentes. El Dr Roberto Pradier, director del Instituto Nacional del Cáncer, señala en el estudio que el principal desafío del ministerio de salud es articular las políticas nacionales con las ejecuciones provinciales. El Dr. Pradier explicó que "existen diferentes sistemas para atender a la población en las 24 jurisdicciones: hospitales públicos para quienes no tienen cobertura; planes de salud provinciales o nacionales; cobertura de salud vinculada con las obras sociales o el empleo; y planes privados de salud (prepagas)".

    "El artículo de EIU muestra que no existe una única respuesta que permita abordar todos los problemas vinculados al cáncer en América Latina, ya que los desafíos para mejorar el acceso al diagnóstico y tratamiento son complejos, compuestos de múltiples variables que deben abordarse de forma integral", agregó Osvaldo De la Fuente. "Esperamos que, a partir de estos hallazgos, haya más conciencia sobre la necesidad de colaborar desde distintos sectores en la búsqueda de soluciones. Esto está en consonancia con la visión de Roche, que impulsa estrategias para mejorar el acceso a medida de cada país. Hasta el momento hemos desarrollado 60 planes de acceso para diferentes contextos, demostrando nuestro compromiso sostenido con los pacientes", concluyó.

    Los datos del RITA

    La disparidad en la atención del cáncer en la Argentina se puede observar en las demoras en la atención según la localización del tumor. Un reporte del Registro Institucional de Tumores de Argentina (RITA) muestra, por un lado, el tiempo de demora entre los síntomas y el tratamiento, así como los pasos intermedios (primera consulta y diagnóstico). En el caso de cáncer de mama, pasaron en promedio 18 meses entre la aparición de los síntomas y el tratamiento. Es el cáncer más frecuente en Argentina y el que más tiempo demoró en ser diagnosticado y tratado, según el estudio. Con respecto a la cobertura de salud, poco más del 40% de los pacientes sólo estaba cubierto por el sistema público de salud.

    La falta de cobertura médica fue descripta como un factor de peor presentación (diagnóstico en estadios más avanzados) y pronóstico. Al comparar el estadio de detección de cáncer de mama en mujeres de un hospital público versus un centro de salud privado, las mujeres con cobertura privada recibieron el diagnóstico en estadio I, mientras que apenas 6,7% del hospital público tuvo un diagnóstico en esa fase inicial de la enfermedad.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Comentarios 0

    Flash de noticias Argentina

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Un <b>jubilado se suicida</b> en una sede de ANSES
    La Justicia española sentencia a <b>Lionel Messi</b> a una multa en lugar de cárcel