Deutsche Bank

Evergrande deja sin atractivo a la renta fija china

  • Deutsche Bank aconseja la diversificación vía fondos de inversión flexibles

El pasado mes de septiembre saltaban todas las alarmas en el mercado de deuda chino: el coloso inmobiliario Evergrande, con un pasivo de 300.000 millones de dólares, no podía hacer frente a sus obligaciones de pago por falta de liquidez. De hecho, las autoridades chinas pidieron a los gobiernos locales que se preparasen para la posible caída de la compañía.

Desde entonces, las tensiones en el mercado inmobiliario del país asiático no han parado de crecer. En octubre la inmobiliaria Fantasia impagó el bono que le vencía el día 4, Evergrande el cupón del día 11 (aunque el pasado día 21 de octubre consiguió hacer frente al cupón pendiente de septiembre), Modern Land pidió un aplazamiento de tres meses para un bono que vencía también el día 11, Xinyuan anunció que solo devolverá un 5% del total que tenía comprometido para el día 15 y Sinic que no cumpliría con sus obligaciones del día 18.

Si bien el Banco Popular de China (BPC) considera que los potenciales riesgos para el sistema financiero chino derivados de las dificultades que atraviesa el grupo Evergrande son "controlables", la crisis de este grupo ha dejado en evidencia que no es momento de apostar por la renta fija china.

Como explica Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank en España, "las medidas que está tomando el gobierno chino serán positivas a medio y largo plazo, dado que buscan un crecimiento más equilibrado y sostenible. No obstante, a corto plazo las nuevas regulaciones, en especial en el sector inmobiliario, pueden provocar mucha volatilidad en el mercado de renta fija de este país, por lo que ahora mismo creemos que no es momento para entrar en este mercado".

Rosa Duce: "a la hora de invertir en renta fija optaríamos por la diversificación vía fondos de inversión flexibles"

Cabe recordar que Evergrande es la segunda mayor empresa de China por ingresos de ventas. A este respecto, la industria inmobiliaria es uno de los mayores sectores de China, por lo que se podrían producir consecuencias directas e indirectas en el crecimiento del país. "La venta de inmuebles en China ya se había enfriado bastante durante los meses de verano. Muchos promotores pueden enfrentarse a algunas dificultades debido al aumento de los rendimientos de los bonos, por un lado, y a la ralentización de las ventas inmobiliarias, por otro", indica Duce.

Pese a ello, la experta considera que el riesgo sistémico es bastante limitado. Los gobiernos locales tienen considerables poderes en cuanto a la oferta de suelo y las transacciones inmobiliarias de viviendas existentes y nuevas. Pueden aplicar periodos de "enfriamiento" en los que se suspende la reventa e incluso pueden recomprar terrenos, como ha ocurrido en el pasado.

Por lo tanto, "es probable que los gobiernos locales y las empresas estatales intervengan para reestructurar y hacerse cargo de los proyectos que aún no se han completado. Pensamos que la situación se controlará mejor una vez que los planes del gobierno empiecen a cristalizar en los próximos días y semanas. Es posible que sufran pérdidas actores como las compañías de seguros y los bancos con exposición a los préstamos morosos, pero creemos que la tensión en todo el sector debería ser limitada", remarca la economista jefe de Deutsche Bank en España.

Ya no hay tanto premio con el 'high yield'

"La deuda high yield se beneficia de unas bajas expectativas de impago (las tasas actuales son del 1,5%)", señala Rosa Duce. No obstante, los diferenciales de rentabilidad frente a los bonos con menor riesgo, como los bonos públicos o incluso la deuda con grado de inversión, es ya muy limitado. "Además, a la vista de la reciente subida de la inflación, puede haber dudas de su capacidad de mantener los márgenes de beneficios actuales en 2022. Por este motivo, nuestra recomendación es que, a la hora de invertir en renta fija, optemos por la diversificación, vía fondos de inversión flexibles, que busquen las cada vez más escasas oportunidades en el mercado", destaca la experta.

El incremento de la inflación provoca ya que el interés real de estos bonos a nivel global sea el más bajo de este milenio -hay datos desde el año 2000-. En concreto, es del 0,93%, que es lo que obtiene un inversor al restar el IPC, del 4,2%, al interés a vencimiento de este activo, del 5,13%, según reflejan los índices de Bloomberg y Barclays. Se trata de una situación atípica, ya que, en los últimos años, y en el peor de los casos, los bonos basura siempre han ofrecido al menos 3 puntos de rentabilidad real.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin