Dolar Blue

El peso argentino se depreció a $ 56,29

Reporte cambiario de Buenos Aires. Foto: Reuters.

El peso cedió terreno ante la mirada atenta de la banca oficial. Tuvo una tendencia natural a criterio de los analistas dada las restricciones cambiarias recientemente instrumentadas, la recesión de la economía, la alta inflación y niveles de default del riesgo país.

El peso mayorista se depreció un 0,25%, a 56,27/56,29 por dólar, y en el segmento marginal la moneda permanecía estable a 61,00/61,50 unidades, lo que arrojaba una brecha del 9,3%.

El arbitraje contado con liqui promedió niveles en torno a los 72 y 73 pesos por dólar, con diferencial superior al 28% frente a las anotaciones interbancarias.

La reciente postergación de vencimiento de deuda pública de corto plazo hace mantener alto el riesgo país por la perspectiva de renegociación con la deuda en general. El índice elaborado por el banco JP Morgan subió 28 unidades a 2.195 puntos básicos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) tiene que tomar una decisión difícil sobre Argentina: desbloquear más de 5.000 millones de dólares como parte del préstamo que otorgó al país, mientras el Gobierno se esfuerza por evitar el incumplimiento, o retener el dinero y correr el riesgo de provocar más pánico en el mercado.

Los argentinos acudirán a las urnas a finales de octubre para elegir presidente, donde las posibilidad de reelección del neoliberal Mauricio Macri quedaron muy recortadas tras las primarias de agosto, donde el opositor peronista Alberto Fernández se afirmó como principal candidato.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.