Dolar Blue

El peso argentino cae acoplado a las monedas regionales

Reporte cambiario de Buenos Aires. Foto: Reuters.

La plaza cambiaria de Argentina se movió nuevamente a la baja el martes por la demanda privada de dólares y en línea con la debilidad de las monedas regionales, al margen de las restricciones domésticas que profundizan la crisis financiera.

A poco más de un mes de las elecciones presidenciales, y tras un duro revés que sufrió el Gobierno en las recientes primarias, el panorama crece con sombras de incertidumbre por los controles cambiarios, la recesión de la economía, la alta inflación y los niveles de default del riesgo país, sumado a la huída de capitales.

El peso mayorista se depreciaba un 0,41%, a 56,50/56,51 por dólar y la moneda en el segmento marginal caía un 0,81%, a 61,50/62,00 unidades. El arbitraje con el llamado contado con liquidación promediaba niveles en torno a los 69,1 y 72,7 pesos por dólar.

La crisis financiera se profundizó con las primarias del 11 de agosto, cuando el opositor peronista Alberto Fernández se afirmó como principal candidato a la presidencia en desmedro de una potencial reelección del neoliberal Mauricio Macri, el favorito del mercado.

Este abrupto cambio en las condiciones de la plaza financiera aligeró la fuga de capitales, con reservas del banco central (BCRA) que paulatinamente fueron disminuyendo desde el récord de 77.481 millones de dólares del 9 de abril de 2019 al dato provisorio de 49.968 millones reportado este lunes.

La autoridad monetaria alienta la firmeza de tasas para quitar presión sobre el tipo de cambio y convalida rendimientos superiores al 83% para las letras Leliq, contra plazos fijos electrónicos que arrojan rendimientos superiores al 60% en entidades públicas, contra una inflación anualizada cercana al 55%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.