Economía

Lunes negro en la bolsa tras la derrota de Macri: las acciones caen un 30% y el peso se hunde un 25%

  • El peso argentino se enfrenta a caídas del 25%: los bonos, un 20%
Foto: Efe.

Pesimismo en los mercados tras la inesperada derrota del presidente, Mauricio Macri, en las primarias del país -un fiel termómetro de cara a las elecciones del 27 de octubre-. Macri, el preferido por los inversores, ha logrado solo el 32% de los votos frente al 47% de Alberto Fernández, el candidato de Cristina Fernández de Kirchner.

Los resultados no se hicieron esperar. En el mercado cambiario, el peso cayó hasta un 23%, tocando las 62 unidades por dólar frente a los 46 del viernes. Finalmente se quedó en 51 unidades por cada divisa verde. Tan grave fue el movimiento que el Banco Central se vio obligado a intervenir y ofertar 50 millones de dólares a 55 pesos de media, para frenar el desplome y estabilizar a la divisa en el entorno de los 57 por dólar. Mientras, en el Merval, la bolsa de Buenos Aires, las caídas fueron del 35% en pesos, con los bancos a la cabeza: el Grupo Galicia perdió un 45% y la filial del BBVA, cerca de un 40%. La prima de riesgo, por su parte, subió 5 puntos en los primeros compases.

Respecto a la deuda, los precios de los CDS (seguros contra impago) de las emisiones de deuda a cinco años de Argentina ofrecían una probabilidad de impago del 74.27%. Y la primera subasta de bonos tras el resultado dio un tipo de interés de referencia promedio del 74.035%, 11 puntos más que el 63.778% del pasado viernes.

Malas sensaciones

Con los resultados en la mano, los expertos consultados por Bloomberg ya anticipaban una jornada negra en los mercados del país. "Los mercados probablemente entrarán en pánico el lunes y los precios de los bonos podrían caer en picado", indicaba Siobhan Morden, directora de estrategia de renta fija para América Latina en Amherst Pierpont Securities. 

Carolina Gialdi, estratega sénior de renta fija de BTG Pactual Argentina en Buenos Aires, intentó poner negro sobre blanco a esta situación y creía que el peso podría perder el 25% de su valor, mientras que los bonos podrían caer alrededor del 20%. Sus predicciones se quedaron cortas.

La mayor amenaza es la vuelta del equipo económico que rodeó a Fernández de Kirchner en sus anteriores mandatos

Uno de los temores de los inversores es que Fernández decida romper el acuerdo que Macri firmó con el FMI. La entidad prestó al mandatario argentino 50,000 millones de dólares, cifra récord, para frenar la fuerte caída del peso. Aunque el acuerdo no incluye las duras obligaciones que convirtieron a esas tres siglas en el demonio de la sociedad argentina durante los años del 'corralito', el peronismo ha mostrado su descontento con el pacto y su intención de abandonarlo cuando sea posible.

De todas formas, el principal miedo ya no es tanto la ruptura del acuerdo como la vuelta del equipo económico que rodeó a Fernández de Kirchner en sus anteriores mandatos. Durante ese tiempo, la inflación se disparó mientras el Gobierno falsificaba las estadísticas del IPC; se pusieron controles de capitales, restringiendo las importaciones y los viajes al extranjero; el valor del peso se hinchó, desincentivando la llegada de inversores extranjeros; y se impusieron fuertes impuestos a la agricultura para recaudar dólares, frenando uno de sus principales focos de crecimiento.

Para intentar frenar los pánicos, el asesor económico de Fernández, Matías Kulfas, insistió este lunes en que tienen "absoluta voluntad de pago" de la deuda contraída con el FMI, y que no contemplan un nuevo control de capitales como el aplicado por los Kirchner.

La inflación venció a Macri

En una rueda de prensa el domingo por la noche, Macri reconoció que tuvo unas elecciones malas y que su coalición trabajaría para cambiar la tendencia. Sin embargo, el presidente no quiso decir si anunciará medidas especiales para calmar los mercados o impulsar la economía del país antes de la primera ronda. La clase media, que llevó a Macri al poder y le había apoyado de nuevo en las legislativas de 2017, acabó por rebelarse. Y nadie sabe cómo será lo que viene ahora.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.