Economía

¿La deuda argentina con los bonistas y el FMI está en peligro de default?

El colapso del peso de Argentina y la escalada del costo de financiamiento han alimentado las preocupaciones de los inversores, de que la tercera mayor economía latinoamericana pueda estar camino a otra reestructuración de la deuda.

La próxima revisión del programa crediticio de 57.000 millones de dólares que mantiene el Fondo Monetario Internacional con el país, prevista para el 15 de septiembre, debería dar señales sobre si el prestamista de última instancia de Argentina ahora piensa lo mismo.

La dura derrota de Mauricio Macri, el actual mandatario pro-mercado, en las elecciones primarias del domingo ante su rival peronista de izquierda Alberto Fernández, dos meses antes de la votación presidencial, disparó temores del mercado sobre un posible retorno al intervencionismo que Macri prometió terminar.

"El FMI probablemente solicitará una reestructuración. La pregunta es cuándo", dijo Edward Glossop, economista para América Latina de Capital Economics. "Dado lo que ha hecho el mercado esta semana, es difícil argumentar que la deuda argentina aún es sostenible".

Las reestructuraciones son un tema traumático para los votantes que aún recuerdan el default del país en 2001-2002, que empeoró un colapso económico que hundió a millones de argentinos de clase media en la pobreza. Unos "mini-defaults" posteriores dejaron al país fuera de los mercados de capitales globales por años.

En los primeros días de esta semana, antes de encontrar algún respaldo cerca de 57 por dólar, el peso perdió 21 por ciento de su valor - dificultando aún más el pago de la deuda en dólares de Argentina, cuya economía se encuentra estancada en la recesión.

En su revisión anterior de Argentina en julio, el FMI advirtió que había riesgos "elevados" para el programa, con una posible retroalimentación de la debilidad del peso y la incertidumbre política.

Macri asumió en 2015 prometiendo poner fin a las crisis crónicas que en los últimos 100 años convirtieron a una de las principales economías del mundo en un incumplidor serial.

Pero el presidente sobrestimó su capacidad para atraer la inversión extranjera directa necesaria para lograr una expansión sostenida y subestimó el efecto que su plan para recortar los subsidios a los servicios públicos tendría sobre la inflación, que ahora se aceleró a un 55%.

La indignación por sus medidas de austeridad fue un factor detrás de la derrota de Macri en las primarias del domingo a manos de Fernández, quien se juntó con la expresidenta populista Cristina Fernández de Kirchner como su candidata a vice.

Las primarias de Argentina son inusuales. Como los partidos principales ya eligieron a sus candidatos antes de esa votación, funcionó como una encuesta nacional sobre las elecciones presidenciales del 27 de octubre. Los inversores rápidamente consideraron que una reestructuración era mucho más probable y los mercados comenzaron a desplomarse el lunes por la mañana.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.