Economía

Alberto Fernández asume la presidencia de Argentina: "Macri deja al país en un virtual default"

  • El nuevo presidente y Cristina Kirchner juran su cargo ante la Asamblea Legislativa
  • Fernández pidió la unidad de los argentinos en pos de un nuevo contrato social
  • Su primera prioridad como presidente será resolver el hambre en el país

El peronista Alberto Fernández asumió este martes la presidencia de Argentina con la misión de enderezar el rumbo de una economía en crisis que lo obligará a hacer un delicado equilibrio para lidiar con amplias demandas sociales y de inversores. EN DIRECTO | Alberto Fernández asume la presidencia de Argentina.

Con la presencia de mandatarios y funcionarios de algunos de los principales socios de Argentina, Fernández y Cristina Kirchner juraron sus respectivos cargos ante un Congreso abarrotado.

En su primer discurso como presidente, Alberto Fernández pidió la "unidad de todos los argentinos en pos de la construcción de un nuevo contrato social". "Tenemos que superar el muro del hambre y del despilfarro de nuestras energías productivas", dijo.

El flamante presidente, Alberto Fernández, adelantó que su primera prioridad será resolver el hambre en Argentina. "Más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en uno de los mayores países productores de alimentos del mundo. Sin pan no hay libertad", resaltó.

Alberto Fernández anticipó una de sus políticas para sortear la carencia de préstamos por la tasa de interés que Mauricio Macri dejó por encima del 60%. "Vamos a brindar un sistema de créditos no bancarios que den préstamos a tasas bajas", adelantó. Además, ante la caída del poder de compra señaló que generará un pacto social: "En los próximos días estaremos convocando a los trabajadores y empresarios para la puesta en marcha de consensos básicos sobre los cuales se vuelvan a encender los motores de nuestra economía".

No se debatirá el Presupuesto 2020

Alberto Fernández adelantó que no continuará el debate del presupuesto que presentó Mauricio Macri. "No le daremos curso parlamentario al Presupuesto 2020 armado por el gobierno saliente. Sus números no reflejan la realidad de la economia ni los compromisos de deuda que se han asumido", resaltó. "Un presupuesto adecuado sólo puede ser estimado después de que las negociaciones de la deuda se hayan cerrado", explicó.

Alberto Fernández resaltó: "Quiero que quede claro que el gobierno que ha terminado ha dejado al país en una situación de virtual default". Ante esto, aclaró que renegociará la deuda pública como una de sus prioridades. "Para poder pagar hay que crecer primero", apuntó.

Ante los crecientes reclamos sociales en los países latinoamericanos, el presidente afirmó que "Argentina levantará altos sus principios de paz". Luego de ser electo, Alberto Fernández jugó un rol fundamental para que Evo Morales pueda salir de Bolivia ante el golpe de Estado y consiga asilo en México. Además, aclaró que más allá de la relación que tenga con Jair Bolsonaro, su gobierno procurará concentrarse en la histórica fraternidad entre argentinos y brasileños para que guíen la relación bilateral.

"Nunca más a una justicia contaminada"

El Presidente pidió "nunca más" al lawfare que se dio en Argentina, además de los otros países de la región. "Nunca más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, por operadores judiciales, por procedimientos oscuros ni por linchamientos mediáticos", exigió. "Nunca más a una justicia que persigue y decide según los vientos políticos", planteó el flamante mandatario.

En su discurso inaugural, resaltó: "Sin una justicia independiente del poder político, no hay justicia ni democracia. Hemos visto persecuciones indebidas y persecuciones arbitrarias, inducidas por quienes gobiernan y silenciadas por cierta complacencia mediática". "En ese sentido, he decidido que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia. Queremos impulsar una reestructuración de todo el sistema de inteligencia", adelantó. Por esto, Fernández reveló que "dichos fondos reservados (de la AFI) no sólo dejarán de ser secretos, sino que serán reasignados para el plan para luchar contra el hambre en Argentina".

Alberto Fernández levantó el reclamo feminista y pidió "ni una menos". "Es el deber del Estado reducir la violencia contra las mujeres hasta la total erradicación", señaló, para lo cual creará por primera vez el Ministerio de la Mujer, Género y Diversidad. "Cualquier ser humano puede ser discriminado por lo que es, por lo que hace o lo que piensa. Y esa discriminación debe ser imperdonable", añadió.

Generar confianza

Con una inflación superior al 50% anual, una economía en recesión y una pobreza cercana al 40%, la renegociación de una deuda pública cercana a los 100.000 millones de dólares -que parece impagable en el corto plazo- será clave para el futuro de su Gobierno.

"El desafío de Fernández pasa por crear las condiciones de confianza en una maniobra rápida para que la economía se ponga en marcha nuevamente, y eso va a depender de lo que haga con la deuda", señaló a Reuters el analista político Julio Burdman.

Como las discusiones con el Fondo Monetario Internacional (al que Argentina adeuda alrededor de 44.000 millones de dólares) son vitales, Fernández eligió para el Ministerio de Economía a un académico especializado en deuda, Martín Guzmán, un joven discípulo del Premio Nobel Joseph Stiglitz.

Muchos inversores se han mostrado inquietos por la probabilidad de que Fernández se vuelque hacia una mayor regulación de la economía, como aplicó su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, cuando gobernó el país entre 2007 y 2015.

¿Cambiará la austeridad de Macri?

Por otro lado, cualquier ajuste de la economía podría dificultarle mantener la cohesión de la heterogénea alianza de centroizquierda que lo llevó al poder, por lo que se espera un cambio respecto de las políticas de austeridad impulsadas por su predecesor neoliberal, Mauricio Macri.

Los fuertes sindicatos peronistas reclaman alzas salariales que permitan a los trabajadores recuperar el poder de compra que perdieron en los últimos años por la alta inflación, mientras que las organizaciones de desocupados piden un aumento de los subsidios para los más pobres.

Si la economía no vuelve a crecer, difícilmente Fernández podrá satisfacer todas las demandas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0