Economía

El consumo en Argentina se resiente en medio de la pandemia

Indicadores oficiales de consumo dados a conocer este miércoles revelan que en abril las ventas de los supermercados en Argentina prácticamente presentaron un crecimiento nulo. Las de los centros comerciales se derrumbaron en medio de las medidas de aislamiento por la pandemia de la COVID-19.

Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en abril las ventas de los supermercados registraron un alza interanual del 51,1 % a precios corrientes.

Pero si la medición se realiza a precios constantes, es decir, descontando el efecto de la inflación, el resultado arroja una variación marginal del 0,2 % en comparación con el cuarto mes de 2019.

Uno de los datos más llamativos del informe es el comportamiento de las compras en supermercados mediante plataformas digitales, que crecieron un 370,9 % interanual, un salto ligado a las medidas de aislamiento social obligatorio que rigen en Argentina desde el 20 de marzo.

El Indec también dio a conocer hoy que las ventas en los centros comerciales se desplomaron un 97,6 % interanual en la mediación a precios corrientes y un 98,6 % a precios constantes.

El derrumbe se explica por el cierre casi total de los centros comerciales de Argentina en abril.

De hecho, las pocas ventas que se registraron se dieron en farmacias y algunos comercios de venta de alimentos, exceptuados del cierre.

CONSUMO EN RETRACCIÓN

El ente oficial de estadísticas también divulgó este miércoles los resultados de una encuesta a empresas del sector, que revelan que el consumo no mejoró en mayo.

Según el sondeo, el 46,2 % de las empresas de supermercados indicó que sus ventas disminuyeron en mayo, mientras que un 30,8 % dijo que no variaron y sólo un 23 % notó mejoras.

En cuanto al empleo, un 87,5 % de los supermercados no espera cambiar su dotación de personal en junio, mientras un 12,5 % prevé una reducción de plantilla.

En cuanto a los centros de compras, la totalidad de las empresas administradoras consultadas informó que tanto la concurrencia de consumidores como las ventas disminuyeron en mayo a causa de las restricciones impuestas por la pandemia.

Frente a ello, el 57,1 % indicó que esperaba disminuir el número de personas empleadas en las administraciones de los centros de compras durante junio.

Las medidas de aislamiento obligatorio han impactado severamente en varios sectores de la economía de Argentina, aunque la actividad ya estaba golpeada por una recesión iniciada hace dos años.

En el caso del consumo privado, esta variable ya había sufrido en el primer trimestre del año, antes de la irrupción de la COVID-19, una caída interanual del 6,6 %, de acuerdo a datos oficiales difundidos este martes.

Según el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala, "de cara a los próximos meses, es esperable que el consumo continúe mostrando una importante retraída respecto de 2019".

"El incremento de casos de COVID y el potencial retorno a fase 1 de cuarentena en e área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) podría volver a golpear al consumo", advirtió el ITE en un reciente informe.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin