Economía

Un acuerdo del FMI con Argentina reducirá la inflación con ajustes fiscales

  • La Argentina emitió pesos por más de US$ 20.000 millones, pero no tiene reservas
  • Necesita un acuerdo con el FMI, tras el salvataje que hizo a Mauricio Macri
Según el Banco de España, el FMI podría ayudar a la Argentina a mejorar su perfil fiscal y monetario.

El Banco de España considera que un acuerdo de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) permitiría atajar la inflación, que en agosto pasado superó el 40 % interanual, mediante la reducción del déficit público y la consiguiente menor emisión de pesos para financiar el desequilibrio de las cuentas.

En su informe sobre la economía latinoamericana del segundo trimestre, el banco central español reconoce que existe una "elevada incertidumbre" sobre si un nuevo pacto con el FMI implicará otro crédito al país por parte del organismo, lo que impide saber si el eventual acuerdo permitirá financiar su endeudamiento.

La entidad ve probable que el Gobierno de Alberto Fernández presente dentro del pacto con el FMI un plan económico de reducción del déficit con medidas diferentes a las que ha implantado hasta ahora.

Argentina ha abordado el aumento de la inflación, que crece a doble dígito desde 2012, con "herramientas heterodoxas" como la congelación de precios de productos y un tipo de cambio del peso sobrevalorado.

Pérdida de reservas

Para atajar la pérdida de reservas que se ha producido ha impuesto restricciones cambiarias y la brecha entre el cambio oficial y el del mercado paralelo se ha disparado.

"Un acuerdo con el FMI podría introducir un tono más ortodoxo a la política económica y llevar a un intento de reducir la inflación por medio de la reducción del déficit fiscal, con la consiguiente disminución de la emisión monetaria requerida para su financiación", indica el Banco de España.

La entidad española recuerda que el reciente acuerdo de reestructuración de deuda, que ha afectado a un tercio del endeudamiento público total de Argentina, ha retrasado los vencimientos, pero no permite a corto plazo reducir el déficit fiscal, aunque a medio plazo mejorará el acceso a la financiación en los mercados internacionales.

El déficit público argentino, que se prevé que alcance este año el 6,5 % del PIB, tiene un alto componente primario, es decir, es elevado aunque no se tenga en cuenta el pago de la deuda.

El presupuesto para el año 2021, que todavía no ha sido aprobado por el Parlamento, prevé una reducción hasta el 4,5 % del PIB, pero dos terceras partes de esta cantidad se financiarán con emisión de moneda.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin