Economía

La mitad de los salarios están por debajo de la línea de pobreza

En base a la información relevada por el INDEC donde se específica que el valor de la Canasta Básica Total para octubre alcanzó los $ 50.000, el Instituto Para el Desarrollo Social de la Argentina (Idesa) elaboró un informe sobre el mismo mes y llegó a la conclusión que la mitad de los salarios del sector formal del país está por debajo de la línea de pobreza.

La Canasta Básica Total se considera un divisor del índice de pobreza: si se está por debajo de esa línea, se considera que esa familia es pobre. Una familia tipo necesitó en octubre $ 49.912 para no ser pobre y $ 20.710 para no ser indigente.

El indicador de Idesa concluyó que el 50% de los trabajadores en blanco está por encima de esa línea y el otro 50% está por debajo. Es decir que la media salarial del país está justo sobre la Canasta Básica.

Idesa destaca que en el año 2000 la media del salario privado registrado era de $ 43.000, mientras que la línea de pobreza para una familia tipo era de $ 37.000 a precios actuales. Esto quiere decir que en el 2000 la media salarial estaba un 15% por encima de la Canasta Básica, mientras que hoy está apenas un 6% por encima.

"Tradicionalmente los hogares eran pobres porque sus miembros en edad activa no conseguían empleo (inactividad o desempleo) o solo conseguían un trabajo de baja calidad (informal). Sin ingresos laborales o con ingresos reducidos, es muy factible que una familia no llegue a tener ingresos superiores a la línea de pobreza. Pero con el deterioro del poder adquisitivo de los salarios formales, lo que está sucediendo es que, aun con un empleo asalariado formal, los ingresos no alcanzan para salir de la pobreza", explica el informe.

En este sentido se destaca que los datos "muestran que en lo que va del presente siglo hubo un fuerte deterioro de la capacidad adquisitiva del salario en el sector formal. El fenómeno tiene asociado una profunda degradación social ya que implica que, aun para los trabajadores que consiguen un empleo en una empresa formal, es elevada la probabilidad de que sus remuneraciones no sean suficientes para superar la línea de pobreza".

Como posible salida, el Instituto pone de manifiesto la necesidad de un aumento de productividad: "cuando la baja productividad es tan masiva, el asistencialismo puede dar paliativos, pero nunca soluciones". La única manera de salir de la trampa es aumentar la productividad y los salarios reales, para lo cual es fundamental incentivar la inversión privada y que el sector público priorice la inversión en infraestructura y en capital humano y educación. "Esto requiere una reforma integral y profunda del Estado", concluye.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin