Economía

El Banco Central suma nuevos controles cambiarios para los importadores

Alejandro Vanoli, el titular del Banco Central, negó una nueva devaluación Foto: Archivo

El Banco Central argentino comenzó a liberar dólares para importadores, pero en forma lenta y muy estudiada, en una maniobra que los medios argentinos consideran una intensificación del cepo cambiario, vigente desde 2011. Las autoridades niegan divisas incluso a quienes ya tienen operaciones de comercio exterior aprobadas, en un régimen declarado ilegal por la OMC.

Un operador del mercado dijo a Reuters que, ayer, "el Banco Central intervino en el mercado de cambios debido a que autorizó pagos de importaciones por hasta 100.000 dólares como máximo por empresa, en el conjunto de bancos". Esto supone un cambio, ya que en septiembre se había fijado en US$ 150.000 el límite desde el cual se requería un permiso especial del Banco Central para comprar moneda.

Según el diario El Cronista, "el Banco Central comenzó ayer a liberar divisas para pagar importaciones, pero advirtió que profundizará el control sobre las operaciones". Según ese matutino, el Central registró empresas que, para sortear la necesidad de autorizaciones por parte de la autoridad monetaria, dividían el pedido de compra de moneda en varios bancos, con el fin de no llegar a los US$ 150.000 requeridos. Por eso directamente trabó todas las operatorias.

Mientras tanto, el mercado cambiario continúa operando con cautela y negocios reducidos ante las trabas oficiales a la compra de dólares para la importación, que se intensificaron la semana pasada. El Gobierno busca acordar con exportadores de granos, con el fin de anticipar envíos al extranjeros y que no se agrave la escasez de divisas internacionales.

Vanoli, por Twitter

El presidente de la entidad monetaria argentina, Alejandro Vanoli, descartó vía Twitter una nueva devaluación del peso y señaló que "los que especularon contra el peso perdieron ... hay que darle tranquilidad a la gente".

La escasa entrada de dólares por exportaciones hace que el Gobierno preserve las reservas del Banco Central y para ello tiene controlado el mercado mediante menores autorizaciones para el pago de importaciones, explicó un operador.

"Entendemos que depreciar la moneda provoca un salto competitivo pero realizarlo al ritmo actual mientras que Brasil lo hace a un mayor ritmo, nos deja fuera de juego", dijo la consultora Delphos Investment. La firma agregó que "si hay algo claro (...) es que el tipo de cambio no encuentra otra alternativa más que ir hacia arriba, nuevamente el problema es cuándo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum