elEconomista.es
Argentina
Últimas noticias
27.613,09
-3,28%
39,50
+1,28%
36,6010
-0,04%
858,25
0,00%

El rol de Argentina en el comercio global

elEconomistaAmérica.com | Argentina - 18:03 - 20/10/2016
0 comentarios
    El rol de Argentina en el comercio mundial. Foto: Reuters.

    Por Emiliano Estrada (economista de la consultora Ficonomics).-

    El salto al desarrollo vía un crecimiento orientado en las exportaciones siempre genera atractivo en las discusiones sobre el modelo de país que la Argentina debería elegir hacia adelante. En este punto, se contrapone el "éxito" obtenido por los Tigres Asiáticos, que lograron alcanzar altos niveles de PBI per cápita y una significativa presencia en los segmentos más competitivos del comercio global con el "fracaso" de los países de América Latina al intentar estrategias mercado internistas o de sustitución de importaciones, sin lograr nunca ser competitivos en los eslabones más dinámicos y de mayor potencial de creación de empleo de alta calidad.

    Aun cuando creemos que un país del tamaño de la Argentina y con un mercado interno muy pequeño necesariamente debe apostar por las exportaciones de alto valor agregado para iniciar el camino del desarrollo, las condiciones internacionales son hoy muy distintas a las que regían cuando los países del Sudeste Asiático iniciaron dicho camino, lo que obliga también a ensayar nuevas estrategias.

    En aquel entonces (fines de los años cincuenta), la industria manufacturera era el segmento más dinámico de la economía global, y mediante una combinación de tipo de cambio competitivo, protección (sujeta a metas) de sectores considerados sensibles, crédito subsidiado y una agresiva intervención del Estado, los países del SE lograron en pocas décadas quintuplicar sus niveles de PBI per cápita y salir de la trampa de los "países de ingresos medios". Si bien no estuvieron exentos de crisis, no sufrieron colapsos terminales de la magnitud de los experimentados por muchos países latinoamericanos, que borraban en pocos meses los avances logrados en años.

    En las últimas décadas, el crecimiento del comercio internacional en servicios comenzó a superar al del comercio de bienes, en una economía donde los costos de transacción disminuyeron aceleradamente y el desarrollo de las tecnologías de comunicación y del conocimiento aumentan la "transabilidad" de los servicios y permiten su disponibilidad en forma instantánea.

    El valor del comercio de bienes creció a un ritmo del 3,9% anual en promedio desde 2005, experimentando una alta volatilidad en función de la situación de la economía mundial, con períodos de alto crecimiento (2003-2007) y fuertes caídas (2000/2001 y 2008/2009). Esta volatilidad estuvo influenciada no sólo por la variación en las cantidades exportadas, sino también por la enorme variabilidad en los precios internacionales, tanto en los segmentos de materias primas (atadas a los vaivenes financieros y en particular a la fortaleza o debilidad del dólar) como en los segmentos industriales (afectados hoy por una enorme sobreoferta global frente a la debilidad de la demanda efectiva).

    Por su parte, el valor del comercio de servicios exhibió una tasa de expansión de 6,2% en el mismo período, presentando además una volatilidad mucho menor incluso en períodos de crisis, lo que refleja que más allá de los vaivenes de corto plazo la tendencia de los servicios a ganar preponderancia dentro del comercio global es estructural. Frente a este panorama, la Argentina presenta notables ventajas para subirse al tren de la exportación de servicios de alto valor agregado, intentando converger hacia la frontera en uno de los sectores con mayor capacidad de generación de empleos de alta productividad y elevados salarios. Si bien la Argentina perdió participación en el comercio mundial de bienes desde 2005, al crecer por debajo del promedio mundial (3,3% anual vs. 3,9% anual), logró considerables avances en el comercio de servicios, con una expansión anual de 8% según la Organización Mundial del Comercio frente a la media global de 6,2%. Sin embargo, a 2015 la participación del país en las exportaciones mundiales de servicios del país representaba apenas el 0,28%, un magro crecimiento desde el 0,24% de 2005, lo que demuestra que todavía queda mucho por crecer en un país cuyo PBI representa el 0,8% del producto mundial.

    Esto desde ya no implica que no deban generarse las condiciones para incrementar las exportaciones de bienes. El país tiene mucho para crecer en este segmento, mediante políticas activas que incentiven el agregado de valor a las exportaciones en las que el país ya presenta ventajas competitivas (agroalimentos, minería, energía, siderurgia, autopartes), inversiones en infraestructura que permitan disminuir los costos de transporte y logística y políticas comerciales agresivas que permitan posicionar los productos argentinos en el mundo en mejores condiciones que las actuales. En particular, la región del NOA tiene un enorme potencial en agroalimentos (destacándose la industria vitivinícola), productos regionales, minería (donde el agregado de valor al litio, un producto cuya demanda crecerá en los próximos años a medida que avance el desarrollo de baterías para almacenar energía solar) y energía (sumando el potencial en energía solar al desarrollo de hidrocarburos tradicionales), y son bienvenidas las inversiones en el marco del Plan Belgrano más allá de que sigue pendiente el debate sobre la salida de la región al Pacífico, que permitiría la inserción de los productos de la región en los mercados más dinámicos del mundo sin necesidad de incurrir en los costos de transporte hacia el Puerto de Buenos Aires.

    Sin embargo, un foco exclusivo en las exportaciones de bienes no resultaría suficiente para posicionar a la Argentina dentro de los países de ingresos altos. Se requiere una política activa que incentive las exportaciones de servicios y el posicionamiento del conocimiento y la tecnología argentinas en el mercado mundial. Software, biotecnología, energía nuclear e inversión en tecnologías de la salud son sectores donde Argentina presenta ventajas que pueden y deben ser explotadas. Con sólo llevar a 0,8% la participación del país en las exportaciones de servicios (equivalente al peso que el país tiene dentro del producto global), las mismas podrían incrementarse en 26.000 M de dólares, lo que resulta equivalente a tres cuartas partes de las exportaciones de productos primarios y manufacturas de origen agropecuario en 2015.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0

    Flash de noticias Argentina

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    La <b>Bolsa porteña</b> sube por octava sesión consecutiva y roza niveles máximos
    Aranguren advierte que habrá nuevos <b>cortes de luz</b> en Buenos Aires en el verano