Economía

Para la OCDE, las políticas de Macri desalienten la inversión en el sector agrario

Macri quiere ser parte de la OCDE, aunque la entidad lo critica por ciertas políticas que aplica.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destacó que el sector agroalimentario argentino "crece con fuerza", aunque criticó que las políticas agrícolas no evolucionen al mismo ritmo y han desalentando la inversión "en uno de los sectores más competitivos del país".

Autoridades de la OCDE presentaron en Expoagro, la mayor muestra agraria de Argentina, una nueva Revisión de las Políticas Agrícolas del país, marcado desde hace casi un año por una recesión generada por la fuerte devaluación del peso, la alta inflación y una intensa sequía que afectó al campo -uno de los principales motores económicos- en el primer trimestre.

Sobre el "complejo entorno macroeconómico actual", la OCDE destacó que será "crucial" que Argentina encuentre el equilibrio adecuado entre las necesidades a corto plazo de aumentar los ingresos del Gobierno y el objetivo a más largo plazo de eliminar gradualmente los impuestos a la exportación.

"Si bien las presiones ambientales no son tan graves como en muchos otros países, están aumentando y requieren una atención temprana, al igual que sucede con el desarrollo del sector fuera de la región pampeana", señala el estudio.

El organismo observó que el sector agroalimentario argentino ha crecido de "manera notable" en las últimas tres décadas, impulsado por la "innovación, la abundancia de agricultores jóvenes y adecuadamente formados, y los altos precios internacionales".

Sin embargo, asevera que aunque el uso de impuestos a la exportación en Argentina ha incrementado una recaudación tributaria "muy necesaria" para el Gobierno, se calcula que las políticas han reducido los ingresos agrícolas brutos en cerca de un 14 % durante el período 2015-2017, "desalentando la inversión en uno de los sectores más competitivos del país".

En septiembre pasado, en medio de la fuerte devaluación del peso, provocada principalmente por la fuga de capitales de los mercados emergentes a Estados Unidos, el presidente argentino, Mauricio Macri, anunció un impuesto a las exportaciones que si bien calificó de "perverso", consideró que era un "último esfuerzo temporal" de los empresarios para salir de la crisis.

"El éxito futuro depende de que los gobiernos y la industria trabajen mejor juntos garantizando el uso sostenible del suelo, agua y recursos de la biodiversidad y modernizando el sistema de innovación agrícola", señaló hoy el director de Comercio y Agricultura de la OCDE, Ken Ash, durante la presentación del informe en Expoagro, con sede en la ciudad bonaerense de San Nicolás.

Acompañado del ministro de Agroindustria de Argentina, Luis Miguel Etchevehere, Ash agregó que el país austral es un "actor clave" en los mercados agrícolas internacionales, con un "enorme potencial" para incrementar su productividad de manera sostenible.

En su informe, la OCDE -organismo del que Argentina no forma parte pero aspira a hacerlo recabando apoyos internacionales- considera que la "inestabilidad macroeconómica" que vive el país ha añadido una "pesada carga" sobre el sector agroalimentario durante buena parte de las dos últimas décadas.

"Los impuestos a la exportación aplicados sobre importantes productos básicos siguen restringiendo el acceso de los productores a los lucrativos mercados internacionales, al tiempo que mantienen los precios internos en niveles bajos", señala el estudio.

La OCDE concluyó que la reforma del uso de los impuestos a la exportación será "fundamental" para el futuro desarrollo del sector agroalimentario en el país sudamericano.

Relacionados

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0