Empresas

Carrefour se asocia con la española Glovo para envíos rápidos a domicilio

Carrefour firmó un acuerdo con la empresa española Glovo para entregas rápidas a domicilio, en momentos en que la cadena francesa de supermercados intenta hacer frente a la creciente competencia de gigantes como Amazon y de otros competidores nacionales.

La asociación abarcará cuatro países -Francia, España, Italia y Argentina- y comenzará a funcionar a principios de octubre como muy tarde. El objetivo del servicio es entregar los productos en los hogares de clientes en un plazo de 30 minutos.

"Carrefour busca constantemente formas de ofrecer servicios innovadores que faciliten la experiencia de compra diaria de los clientes", afirma Amélie Oudéa-Castéra, directora ejecutiva de comercio electrónico, datos y transformación digital de Carrefour. "Con esta nueva asociación, Glovo y Carrefour ofrecerán un servicio de entrega a domicilio de 30 minutos que complementa sus ofertas de comercio electrónico existentes y les permite satisfacer las necesidades de los nuevos clientes", añadió.

Los supermercados tradicionales de todo el mundo están cerrando acuerdos con socios online como Amazon y otros, ya que cada vez son más los clientes que optan por los servicios de entrega a domicilio.

El principal rival francés de Carrefour, Casino , ya tiene una asociación con Amazon, mientras que Marks & Spencer ha formado una joint-venture con el pionero de los supermercados online, Ocado.

Glovo, que compite con plataformas como Uber Eats y Deliveroo, dijo en abril que había recaudado 150 millones de euros de nuevos fondos.

Glovo, fundada en 2015, registró una pérdida de 90 millones de euros en sus operaciones continuadas en 2018, según los datos facilitados por Delivery Hero, uno de sus accionistas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.