Empresas

MercadoLibre prepara nuevo paso hacia la banca en México

MercadoLibre está dando su más reciente paso en el mundo de la banca. La plataforma de comercio electrónico más importante de América Latina comenzaría a permitir a sus usuarios mexicanos ganar intereses del dinero ahorrado en su billetera electrónica para finales de año.

La medida, que se basa en una cuenta que devenga intereses y que está disponible en MercadoLibre en Argentina, donde nació la plataforma, es la última de una serie de esfuerzos de tecnología financiera (fintech) dirigidos a personas sin cuentas bancarias en México y otros lugares.

MercadoLibre ha incursionado en servicios financieros en varios mercados, incluyendo Brasil, donde la compañía ha dicho que planea ofrecer préstamos, transferencias financieras y otros servicios a partir de este año.

Actualmente, los usuarios del monedero electrónico de la empresa, llamado MercadoPago, pueden transferir dinero desde cuentas bancarias tradicionales o a través de depósitos en efectivo en tiendas de conveniencia a la aplicación, almacenando un saldo que puede ser utilizado tanto para compras en línea como en tiendas físicas.

Bajo el nuevo servicio, usuarios podrán depositar una parte de sus ahorros en monederos electrónicos en un fondo de inversión.

"Para los que tienen algo de ahorro de dinero en su billetera, les da un rendimiento", dijo David Geisen, nuevo director de MercadoLibre en México.

El directivo describió el plan en parte como un incentivo para atraer a personas que no forman parte de la economía formal. Declinó dar más detalles previo al lanzamiento de la plataforma.

Numerosas compañías, e incluso el propio gobierno de México, están intensificando sus apuestas para desarrollar alternativas a la banca tradicional, que durante décadas ha excluido a los mexicanos de bajos ingresos cobrándoles tarifas altas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.