Empresas

La histórica empresa Metrovías seguirá operando el subte y premetro de Buenos Aires hasta 2032

Al mismo tiempo se prevé que, a partir del nuevo contrato, si la empresa no cumple con el servicio pautado, no recibirá el pago correspondiente ya que "se remunerará en base al indicador coche/kilómetro comercial (CKC), esto es, el servicio efectivamente prestado".

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aprobó la adjudicación de un nuevo contrato de concesión para la operación del subte y el premetro al Grupo Benito Roggio-Metrovías, actual concesionario, que tendrá una extensión de 12 años por lo que estará vigente hasta 2032.

La decisión fue aprobada por el Directorio de Subterráneos de Buenos Aires S.E. (Sbase), mediante la resolución N°3382/2020, que entrará en vigencia dentro de los 90 días posteriores a la publicación en el Boletín Oficial, informó Sbase en un comunicado.

"El nuevo contrato prevé inversiones en materia de infraestructura y la incorporación de nuevas tecnologías de vanguardia orientadas a brindar un mejor servicio a los usuarios y usuarias de la red, y a lograr una relación más cercana entre ellos y la empresa", detalló.

Al mismo tiempo se prevé que, a partir del nuevo contrato, si la empresa no cumple con el servicio pautado, no recibirá el pago correspondiente ya que "se remunerará en base al indicador coche/kilómetro comercial (CKC), esto es, el servicio efectivamente prestado".

"El nuevo cálculo para la erogación mensual por parte del Gobierno significa un estímulo para el operador que deberá contar con la flota necesaria para cumplir el programa operativo y aumentar la eficiencia de los talleres para agilizar y optimizar las tareas de mantenimiento del material rodante", aseguró Sbase

"Estamos muy satisfechos con nuestra participación en el proceso licitatorio, en el que enfrentamos con éxito a dos poderosos consorcios internacionales", afirmaron a Télam desde la empresa Metrovías.

La concesión será por el término de 12 años, con posibilidad de prórroga por otros tres, en lugar de los 20 años de la concesión anterior.

Según Sbase, los 12 años de concesión es "el plazo mínimo establecido para que la explotación resulte rentable".

Para Metrovías, "este nuevo contrato por los próximos 12 años representa un enorme desafío y brinda previsibilidad a futuro para encarar una nueva etapa de mejora y modernización del servicio".

Además, el operador pasará a hacerse cargo de los gastos resultantes de las revisiones generales del material rodante, y se prevé un incentivo por incremento de la demanda de pasajeros producto de su gestión.

El proceso licitatorio comenzó en 2018 y se recibieron tres ofertas entre fines de 2019 y principios de este año, dos de las empresas -RATP (subsidiaria del Metro de París) junto con Alstom; y Keolis, con Transport for London y Corporación América- anunciaron su retiro como oferentes; y así quedó el grupo local Benito Roggio Transporte, con Metrovías.

Para garantizar y aumentar la disponibilidad de trenes y optimizar el funcionamiento de las instalaciones se prevé la inversión en infraestructura (con intervenciones en los talleres para mejorar y agilizar el mantenimiento de la flota) y pasar de un mantenimiento 2.0 a otro 4.0, predictivo, que permita adelantarse al desgaste natural de escaleras, ascensores, trenes, vías e instalaciones.

Por otra parte, se trabajará en un nuevo sistema de información al usuario que permita brindar información en tiempo real ante alteraciones del servicio; y una nueva app con información básica como los horarios del próximo tren, estado de los medios de elevación y frecuencias, entre otras.

Además, la incorporación de "estaciones inteligentes" con nuevas pantallas LED, tótems digitales interactivos, nuevas máquinas de recarga de tarjeta SUBE y validadores unificados, reemplazo de molinetes actuales por puertas de vidrio doble hoja, señalética inteligente, etc.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.