Empresas

Tras el escándalo y el default, Vicentín espera volver a competir en la agroexportación

Vicentín estuvo a punto de ser estatizada. Ahora, acumula millones en deudas a productores.

El asesor de la agroexportadora Vicentin y exembajador argentino en China, Diego Guelar, expresó su confianza en que, en septiembre próximo, "se va a llegar a un acuerdo con los acreedores" de la compañía en concurso, y afirmó que "va a surgir una Vicentin más fuerte", con mayoría de capitales nacionales y en manos privadas.

El esquema que piensan los nuevos directivos de la compañía que entró en cesación de pagos en diciembre de 2019, consiste en la capitalización de deuda de algunos de los acreedores y la incorporación de nuevos inversores.

"Estoy convencido de que, con los esfuerzos conjuntos que incluye a los actuales acreedores con capitalización de deuda, con nuevos inversores que ya tienen interés -es un proceso que está en marcha-, en septiembre se va a llegar a un acuerdo de acreedores", dijo Guelar en una entrevista emitida en la web Agroeducación.

El exdiplomático, que a fines del año pasado se incorporó como asesor de Vicentin, señaló que aspira a que el proceso "termine bien", y agregó que "va a haber una nueva Vicentin con otra conformación accionaria".

Según el cronograma establecido por el juez del concurso, Fabián Lorenzini, el 3 de septiembre próximo vence el período de exclusividad del concurso.

Antes de esa fecha, la empresa debe presentar al juzgado los acuerdos con sus acreedores para evitar una quiebra.

A mediados de enero pasado, el juez Lorenzini habilitó la feria para verificar los créditos presentados, y tomó la decisión de pesificar la deuda de Vicentin con sus proveedores de granos.

Pesificación a 65 pesos

Según Gustavo Feldman, abogado de uno de los principales acreedores comerciales, el corredor Grassi SA, el 75% de los acreedores de la agroexportadora son productores y al 92% de ellos se les pesificó la deuda (a un dólar de $65, la cotización de la fecha de inicio del concurso).

De ese modo, Vicentin consiguió licuar parte de deuda, estimada originalmente en unos U$S 1.300 millones.

Guelar señaló que la agroexportadora "tuvo un traspié financiero, tuvo algunas malas inversiones y tuvo sobreendeudamiento que lo llevó a la presentación del concurso", aunque se mostró esperanzado en poder llegar a un acuerdo de acreedores.

Paralelamente, la Justicia penal de Rosario investiga un posible fraude consistente en incluir información falsa o tergiversada en sus balances, para mostrar una solvencia financiera de la que carecía.

En su informe público de enero pasado, la empresa aseguró que "existen varios interesados" en celebrar contratos de fazón –operación de sus plantas por terceros- en caso de que la exportadora Díaz & Forti no pueda cumplirlos.

Los contratos con Díaz & Torti suponen uno de los principales ingresos de Vicentin durante el concurso de acreedores, pero la firma rosarina dejó de operar en diciembre pasado al ser inhabilitada por "inconsistencias en la liquidación de exportaciones".

De acuerdo con el informe, en enero "se logró celebrar nuevos acuerdos de fazón con ACA, Molinos Agro y la Unión Agrícola Avellaneda", de modo que Vicentin pudo "cubrir el total de la capacidad disponible para los meses de enero y de febrero 2021".

Esta semana, la exportadora Díaz & Forti presentó su concurso de acreedores en un juzgado Civil y Comercial de Rosario con el fin de obtener, por vía judicial, la rehabilitación en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) y de ese modo poder volver a operar.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.