Empresas

Aterriza el primer avión de la aerolínea Alas Uruguay

El expresidente uruguayo, Pepe Mujica, al presentar la nueva empresa Foto: Archivo

El primer avión de Alas Uruguay, aerolínea que agrupa a parte del personal de la quebrada Pluna, aterrizó ayer en el Aeropuerto Internacional de Carrasco de Montevideo ante la presencia de varios centenares de personas, miembros de la compañía y autoridades nacionales.

La aeronave, un Boeing 737-300, arrendada, fabricada en 1999, tomó tierra a las 19.23 hora local (22.23 GMT) procedente de la ciudad brasileña de Porto Alegre, donde fue pintada con los colores corporativos de la empresa.

"Lo más emocionante ha sido cuando la torre de control nos ha recibido como Alas Uruguay", declaró a la prensa, tras la llegada del avión, uno de los directivos de la compañía, Nicolás de los Santos.

Preguntado por el momento en el que el avión realizará su primer vuelo comercial, De los Santos respondió que la llegada de la aeronave permite a la compañía entrar en el último proceso de "acreditación de la empresa", que llevará "unos 20 días".

Así, la compañía continuará ahora avanzando en los requerimientos de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica para obtener el certificado de operador aéreo, documento fundamental para el inicio de operaciones con vuelos chárteres (no regulares) a América Latina y el Caribe.

Los objetivos

"Con este avión vamos a hacer vuelos de demostración y pruebas de evacuación para obtener la certificación de protocolo aeronáutico. Una vez obtenido ya se podrá volar en chárter para posteriormente poder iniciar los vuelos comerciales", explicó el directivo.

La empresa uruguaya de aviación Pluna dejó de operar en julio de 2012 por problemas financieros, aunque la mayoría de su personal se mantuvo en contacto y logró el respaldo necesario para crear Alas Uruguay.

En mayo de 2014, los antiguos empleados se constituyeron en sociedad civil y alcanzaron un acuerdo con el Gobierno uruguayo que les permitió acceder a una línea de crédito de 15 millones de dólares del Fondo para el Desarrollo (Fondes), que sirvió para poner en marcha la compañía.

"Estamos hablando de trabajadores que perdieron su puesto de trabajo, por lo que la única posibilidad de generar una empresa de esta naturaleza era a través del Fondes, de lo contrario Alas Uruguay no existiría", comentó al respecto otro miembro directivo de la compañía, César Iroldi.

Lágrimas uruguayas

La llegada del avión provocó las lágrimas de muchos de los presentes, la mayoría miembros y allegados de la empresa, además de sus familiares.

Junto a los antiguos hangares del aeropuerto montevideano también estuvo la ministra de Turismo de Uruguay, Liliam Kechichián, que ayer destacó que la incorporación de la aerolínea significa mayor conectividad y reiteró que el continente americano "necesita de los aviones para que el turismo crezca".

Tras la llegada de este primer de la flota de Alas Uruguay se prevé que el próximo arribe en menos de un mes, puesto que ya aterrizó en Porto Alegre procedente de Kiev y está en el proceso de pintura.

En el plan de negocio de la aerolínea está previsto que en el primer año haya vuelos a Buenos Aires, Sao Paulo, Asunción y Río de Janeiro, para posteriormente volar a Porto Alegre, Rosario, Córdoba y Curitiba.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum