Futbol

Al DT Ramírez no le obsesiona volver a su país tras consagrarse con Independiente del Valle

Miguel Ángel Ramírez. Foto: Reuters.

Miguel Ángel Ramírez entró en la historia por lograr una inédita estrella para Independiente del Valle de Ecuador y por ser el primer entrenador español en lograr un título de la Conmebol, pero eso no hace que esté sentado junto al teléfono esperando una llamada desde el Viejo Continente.

IDV derrotó el sábado 3-1 al club argentino Colón de Santa Fe para ganar la Copa Sudamericana, un hito casi impensado para los hinchas del modesto club ecuatoriano.

A pesar de la consagración como uno de los mejores equipos de América y de que el logro llegó a los medios de su país, Ramírez dijo que lo hizo crecer fue abandonar su círculo de comodidad y que no le obsesiona volver a España.

"He disfrutado mucho estando fuera del país, y también he aprendido muchísimo", indicó el entrenador en una entrevista con Reuters.

Maestros de los inicios de su carrera, amigos del fútbol y su familia arribaron a Paraguay para presenciar la final a único partido, mientras que en su pueblo en Canarias muchos otros estuvieron pendientes del resultado.

Ramírez, de 35 años, además consiguió levantar un trofeo en su primera experiencia como entrenador de mayores, tras iniciar su carrera como profesor de educación física en escuelas y luego dirigir categorías juveniles en Unión Deportiva Las Palmas, Alavés, academia Aspire de Qatar y en el mismo IDV.

"Nunca lo soñé, nunca imaginé vivir esto. Lo mío empezó de casualidad. Yo ni lo quería ni lo buscaba. Tampoco me encontraba preparado para el fútbol profesional. Pero me vi en el día a día y me sentí a gusto", añadió el DT, al que le ofrecieron pasar de entrenar juveniles a profesionales tras la salida en mayo de su compatriota Ismael Rescalvo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.