Futbol

Muchos goles y sin sorpresas en la primera fase de la Copa América

Lionel Messi. Foto: Reuters.

El telón de la primera fase de la Copa América 2019 se cerró con un buen promedio de gol y sin grandes sorpresas dentro de los clasificados, aunque un flojo arranque de la Argentina de Messi pudo generar una de las mayores sorpresas en la historia del torneo.

En los 18 partidos en 11 días disputados en la ronda inicial del torneo que se disputa en Brasil, las emociones no escasearon: hubo 46 gritos de gol -2,5 por partido- y solo dos duelos culminaron con el marcador en cero (Venezuela-Perú y Brasil-Venezuela).

Justamente en ambos cotejos el VAR –que se estrenaba en la Copa América- fue protagonista, ya que la tecnología evitó que peruanos y brasileños festejaran por partida doble y dejaran a la "vinotinto" casi eliminada.

La despedida en primera fase de Bolivia, Ecuador y los invitados Japón y Qatar da cuenta de que la ronda inicial de Brasil 2019 fue, en general, previsible.

Las dos selecciones sudamericanas fueron penúltima y antepenúltima, respectivamente, en las pasadas eliminatorias mundialistas, mientras que los equipos invitados llegaron a la Copa América con el objetivo de ganar roce.

La clasificación de la invicta Venezuela, colista de la última eliminatoria sudamericana, podría ser a simple vista una sorpresa, pero el joven equipo dirigido por Rafael Dudamel, cuya base es la selección subcampeona del mundo en 2017, muestra una mejoría paulatina que parece no haber alcanzado su techo.

Brasil-Paraguay, Venezuela-Argentina, Colombia-Chile y Uruguay-Perú conforman los duelos entre los supervivientes. ¿Pero qué impronta dejó cada una de ellas en la primera fase?

Desde los merecimientos, emergen tres grupos diferenciados. Primero está el de Colombia, Brasil y Uruguay, los ganadores de cada grupo. Después aparece un bloque conformado por Argentina, Chile y Venezuela. Y finalmente están Perú y Paraguay, aparentemente los más débiles.

Colombia fue el único que ganó sus tres partidos, incluso sin recibir goles y con formación alternativa en su último duelo, cuando ya había asegurado el primer lugar del grupo. La llegada del técnico Carlos Queiroz parece haberle dado a los "cafeteros" un mayor orden táctico y esa solidez ofensiva tan típica de los equipos del portugués.

En cuanto al local Brasil, la mejor noticia de la primera ronda fue que no extrañó a Neymar. Tite, su técnico, logró darle al "scratch" un funcionamiento aceitado y una gran solidez defensiva. Aparentemente, también encontró el equipo ideal en la última fecha, con Everton y Gabriel Jesús entre los titulares.

La goleada 5-0 ante Perú con la que cerró su participación en la primera fase despejó además las dudas dejadas tras el empate sin goles ante Venezuela en su duelo anterior.

Uruguay, que venía con el cartel de ser la mejor selección sudamericana en el último Mundial, volvió a dar prueba de su oficio y de su templanza, liderada por un Edinson Cavani sobresaliente y un Luis Suárez siempre amenazante.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.