IG

El apalancamiento: qué es y cómo se le puede sacar partido en las inversiones

  • Existen diferentes productos apalancados como los 'Turbo24', que tienen el riesgo limitado
  • IG ofrece la posibilidad de replicar con 'Turbo24' hasta 70 firmas a nivel global

En España términos como inflación, interés compuesto o diversificación del riesgo son solo conocidos para el 58%, el 49% y el 46% de los españoles, respectivamente, según la Encuesta de Competencias Financieras, elaborada por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La educación financiera es clave para que los ciudadanos puedan contar con una buena salud económica y puedan tomar mejores decisiones.

Uno de esos conceptos que es necesario conocer es el apalancamiento, que puede resultar una estrategia muy exitosa para el inversor cuando se entiende bien y catastrófica cuando no. Básicamente se trata de utilizar capital propio y ajeno para acceder a operaciones de mayor envergadura y así obtener una mayor rentabilidad. De este modo, el apalancamiento permite al inversor obtener una exposición mucho mayor en el mercado que la cantidad depositada para abrir la posición. "En esencia, abonas una parte del valor total de la operación, y tu proveedor le presta el resto", señalan desde IG.

Por ejemplo, un inversor puede desembolsar 100 euros para una operación valorada en 1.000 euros, lo que implica una ratio de apalancamiento de 10:1, es decir, por cada 10 euros de capital que gestionará ese inversor, 1 euro será de capital propio y el resto de capital no propio. En otras palabras, si el apalancamiento es de 10 veces implica que si se obtienen ganancias serán 10 veces superior a lo invertido inicialmente y viceversa.

Dónde invertir

Algunos de los mercados en los que se puede invertir con apalancamiento son la renta variable, los índices o las divisas. Existen diferentes productos apalancados como los contratos por diferencia (CFD), los futuros, algunos fondos cotizados (ETF), las barrera, las opciones vanilla o los Turbo24. En el caso de éste último vehículo, su principal ventaja es que el riesgo está limitado.

En este sentido, como señalan desde IG, "todas las operaciones tienen un knockout establecido, que es la máxima pérdida que se está dispuesto a asumir. Por ejemplo, si yo compro 100 turbos, dependiendo del knockout que elija, sé que puedo perder, como máximo, 200 euros. Por tanto, es un mercado que permite controlar en todo el momento el riesgo".

De este modo, si el activo que se pretende replicar está valorado en 100 euros en el mercado subyacente y se compra un Turbo24 largo (alcista) con un nivel de knockout de 90 euros (debe estar por debajo del precio del activo en turbos largos) el precio del derivado, sin incluir costes y otros ajustes, es de 10 euros, los 100 que vale el activo subyacente menos el knockout y, por tanto, también es lo máximo que se puede perder en la operación. En este sentido, al seleccionar el knockout también se selecciona el apalancamiento.

Otras de las ventajas de los Turbo24 es que son los primeros turbos del mundo cotizados las 24 horas del día de lunes a viernes, lo que permite operar sin interrupciones, incluso cuando el mercado subyacente está cerrado. Por otro lado, no se pagan comisiones y no existe el riesgo divisa, ya que se ofertan en euros, por lo que el inversor no tiene que estar pendiente de cubrir divisa para no perder rentabilidad. Además, los Turbo24 se operan en Spectrum, un sistema de negociación multilateral (MTF, por sus siglas en inglés) que está diseñado específicamente para ofrecer liquidez a los minoristas.

Acceso a acciones

Hasta ahora, IG ofrecía la posibilidad de replicar índices, divisas y materias primas con este vehículo. Una lista a la que se ha sumado la renta variable. De este modo, el bróker, que permite invertir con apalancamiento en más de 17.000 mercados financieros a través de su oferta multiproducto (CFD, opciones barrera y vanilla y Turbo24), comenzará ofreciendo las 70 compañías que gozan de mayor popularidad entre sus clientes a nivel global. Así, destacan valores internacionales como Amazon, Google, Tesla, Facebook, Netflix o Microsoft y otros españoles como Telefónica o BBVA.

Los turbo warrants son instrumentos financieros complejos y su capital está en riesgo. Puede sufrir pérdidas rápidamente. Todas las operaciones conllevan riesgo.

*Más información en IG

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin