Mercados

La subida del dólar en los mercados paralelos les da un respiro a los concesionarios de autos

Autos

Los concesionarios de autos de Argentina, donde los vehículos se suelen vender a precios muy elevados debido a los altos impuestos, están viendo un impulso en sus ventas gracias al crecimiento de la diferencia entre el tipo de cambio oficial y el de los mercados paralelos.

Esto gracias a un mecanismo que funciona así: el precio de lista de un Ford KA, por ejemplo, es 822.870 pesos, o alrededor de 12.100 dólares usando el tipo de cambio oficial de 68 pesos por dólar.

Sin embargo, a través de canales alternativos, los compradores con los codiciados dólares pueden obtener alrededor de 110 pesos por dólar -dependiendo de los vaivenes del mercado-, con lo que el precio del auto se acerca, en el equivalente en pesos, a los 7.000 dólares.

Esto otorga cierto respiro a los concesionarios al hacer más accesibles los automóviles, cuando la industria se encuentra casi estancada producto de la recesión económica y de la pandemia del coronavirus, que impulso al Gobierno a decretar un aislamiento obligatorio desde mediados de marzo.

"A la gente hoy le interesa el precio de los autos porque tienen el precio real. Por eso, el mercado es sabio", dijo Willie Dietrich, director de la Concesionaria Grupo Dietrich, en Buenos Aires, que vende las marcas Ford y Volskwagen.

Los altos impuestos, que parten en un 55% y puede llevar una carga adicional si son considerados autos de alta gama, dejaban a los vehículos a menudo fuera del alcance de los consumidores locales, pero recientemente ha habido un incremento en el interés comprador, a pesar de la pandemia.

Dietrich dijo que durante la cuarentena continuó atendiendo al público a través de sus redes, lo que le permitió hacer tasaciones de autos usados que son entregados como forma de pago para la compra de cero kilómetros.

"La gente que consulta por redes es muchísima. Y en los dos días que abrimos entraron para consultar de 7 a 8 personas en cada sucursal. En un momento de incertidumbre económica y de pandemia, eso es mucho", explicó el empresario.

TENSIÓN CAMBIARIA

La tendencia en un mercado pequeño es un reflejo de la tensión que vive la moneda argentina, que se mantiene artificialmente alta por los estrictos controles cambiarios, incluso cuando los temores sobre la economía y la demanda de dólares llevaron las plazas no oficiales a mínimos históricos.

La brecha entre los tipos de cambio creció hasta llegar a casi un 100% recientemente a raíz de la incertidumbre de los ahorristas, en momentos en que el país se encuentra en una ardua negociación contra reloj con acreedores para la reestructuración de unos 65.000 millones de dólares.

Actualmente, los argentinos pueden comprar hasta 200 dólares por mes a través de canales oficiales, donde deben pagar un impuesto del 30%, medida que ha impulsado a los mercados paralelos y ha alentado su precio en el mercado negro.

El Gobierno esta semana buscó restringir el acceso a los mercados paralelos de cambios al imponer un plazo mínimo de cinco días para la tenencia de bonos o acciones, que luego se venden en moneda extranjera.

Argentina cuenta con limitadas reservas internacionales, que ha utilizado para el pago de deuda, y por eso el Gobierno del presidente Alberto Fernández dijo que los controles de cambio continuarán mientras que el país no logre aumentar sustancialmente sus exportaciones.

"La esencia (de la brecha) es la intervención económica. Esto lleva a un colapso del sistema de precios y de la economía", explicó Ramiro Castiñeira, director de la consultora Econométrica.

Ricardo Salomé, presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA), explicó que el aumento de las ventas de modelos de alta gama se replicará también en vehículos de menor valor por efecto dominó.

Sin embargo, consideró que la oleada de ventas no será suficiente para recuperar al sector, que este año terminará con unos 220.000 registros de patentes desde los 460.000 del año pasado. "Hay modelos que ya desaparecieron del mercado porque fueron vendidos. Valían 60.000 o 70.000 dólares y hoy se los consigue a la mitad de precio" (en pesos), explicó Salomé.

Las ventas por parte de los concesionarios cayeron un 83.3% en abril a 4.385 unidades desde las 37.321 unidades de abril de 2019, según los últimos datos de ACARA.

"Esto no alcanza para cubrir los gastos de estructura de los concesionarios, tenemos recursos humanos para un mercado de 750.000 unidades. Ahora estamos con una capacidad ociosa del 70%", agregó Salomé.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin