Mercados

¿Otra vez regresa la aversión al riesgo? Monedas de la región, complicadas por la guerra comercial

China y Estados Unidos acercan posiciones, pero todavía no hay certesas del fin de la guerra comercial.

Las monedas de América Latina podrían caer esta semana, en medio de mayores preocupaciones en los mercados por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el desarrollo de las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea por el Brexit, lo que extendería la racha alcista del dólar.

Representantes de Washington y Pekín van a sostener negociaciones esta semana en la capital china, mientras las potencias buscan sellar un acuerdo comercial antes del 1 de marzo, cuando aumentarán los aranceles de Estados Unidos a las importaciones desde el gigante asiático.

La escalada de las tensiones ha costado miles de millones de dólares a ambos países y ha sacudido a los mercados financieros. La semana pasada, la Comisión Europea recortó drásticamente sus pronósticos de crecimiento económico en la zona euro para este año y el próximo debido a la desaceleración esperada en los países más grandes del bloque.

Otro foco de preocupación es la falta de avance entre las partes sobre un acuerdo para un "Brexit" ordenado. Además, la semana estará copada por datos económicos muy importantes, como la inflación de Estados Unidos y China, la balanza comercial del gigante asiático y el índice de manufacturas de la mayor economía del mundo.

País por país

En México, el nivel de 19 pesos por dólar se ha sostenido en todo febrero, y solo malos datos de inflación y de ventas minoristas en Estados Unidos podrían impulsar a la divisa local a acabar la semana operando debajo de este nivel, dijo Alfonso Esparza, analista de OANDA.

"Si los eventos de riesgo crean ansiedad a los inversionistas durante la semana, el peso podría ser vendido para buscar seguridad en otros activos, siendo la preferencia el dólar y el yen japonés en el mercado cambiario, empujando al peso a niveles entre 19.20 y 19.30", agregó.

El peso argentino mantendría una ligera tendencia bajista dada la paulatina caída en las tasas de interés que convalida el banco central, lo que genera una mayor presión cambiaria.

Operadores estiman que, pese a la lenta depreciación, el peso se mantendrá en torno a las 38,00 unidades por dólar, valor inferior al de la banda de no intervención dispuesta por el banco central.

En Brasil, el real se depreció el viernes un 0,63 por ciento a 3,7340 unidades por dólar para cerrar la semana con una baja de un 1,96 por ciento.

Relacionados

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0