Mercados

Lo qué pasó y lo que vendrá en materia de inversiones financieras

El dólar bajó y está lejos de sus máximos. Pero no hay que seguir su precio con cautela, dice el autor.

Por Santiago Abdala, Director de Portfolio Personal Inversiones (PPI)

#LOQUEPASÓ

Los mercados internacionales continuaron moviéndose en torno al conflicto comercial, los datos económicos, algunos ruidos políticos y expectativas sobre la reunión de la FED, pero con una menor volatilidad que las semanas previas. En este contexto, las principales bolsas de Wall Street lograron cerrar en positivo. El Dow Jones, el S&P500 y el Nasdaq acumularon subas de entre 0.4% y 0.7%. En cuanto a Asia, el Nikkei japonés y el Shanghai Composite, cerraron +0.7% y +1.7% respectivamente. Pero, si nos vamos a Europa, las bolsas culminaron en negativo, a excepción del MIB italiano. Así, el DAX alemán, el FTSE100 británico, el CAC40 francés y el IBEX35 español retrocedieron 0.7%, 1.0%, 1.1% y 1.6%. Todos los índices, medidos en dólares.

En cuanto al mercado de deudas, la incertidumbre respecto de la extensión de la guerra comercial entre EEUU y China sigue profundizando las caídas en el rendimiento de los bonos soberanos. En la semana, los rendimientos de los bonos norteamericanos a diez años se mantuvieron en 2.09% anual. En Europa –en igual periodo-, los rendimientos fueron mixtos. La tasa de los bonos italianos (2.35%), los españoles (0.5%), y los bonos alemanes (-0.26%) retrocedieron hasta nueve puntos básicos, mientras que los bonos británicos (0.85%) avanzaron cuatro puntos básicos. En cuanto a la canasta de monedas, el Dollar Index –DXY- cerró la semana en 97.6, recuperándose en un 1.1%. En tendencia contraria, el Euro (1.12), la Libra (1.26), y el Yen japonés (108.6) se depreciaron 1.1%, 1.2% y 0.3%, en cada caso.

Pasando al plano doméstico, el mercado anotó una muy importante escalada con máximos históricos tras la definición del oficialismo de su fórmula para las elecciones. El S&P Merval cerró con una suba de 13.5% a 40.487 puntos, acumulando así una fuerte recuperación en lo que va de junio de casi un 20% -en pesos-. Por su parte, el monto promedio operado diario en la semana fue muy abultado ($1.950 millones) comparado al de mayo ($650 millones), brindándole aún más fundamentos a esta suba. Si observamos el panel líder, nos encontramos con totalidad de verdes, liderados por BYMA (+30.2%), SUPV (+20.5%), CVH (+20.2%), PAMP (+20.0%) y GGAL (+18.4%).

En tanto, en la renta fija, los bonos en dólares mantuvieron la tendencia y presentaron una fuerte recuperación. Mientras que los CDS de Argentina a 5 años cerraron en 1010 puntos, una caída importante en la semana de 129 puntos, pero que todavía tiene sabor a poco al no poder alejarse de la zona de máximos de la era Macri.

Respecto al tipo de cambio, el dólar comenzó a descender, tras mantener una fuerte tendencia de estabilidad en las últimas semanas -frente a la caída de la incertidumbre de orden político-. De esta manera, la divisa americana contrajo $1.05 en la semana, para cerrar en $45.06 en el mercado minorista. En el plano monetario, la tasa de Leliq del Banco Central mantiene la senda bajista pero esta vez, y a diferencia de semanas anteriores, la caída de la tasa fue más significativa.

Por último, el dato destacado fue el de inflación de mayo, que fue de 3.1%. De esta manera, acumuló -en los primeros cinco meses del año- un avance del 19.2%, y en los últimos doce meses de 57.3% (el mayor nivel desde enero de 1992).

#LOQUEVENDRÁ

No hay dudas que la semana comenzó, y centraliza su atención en la reunión de la FED que comenzó ayer y cerrará hoy. No se espera que hoy baje la tasa (al menos, para el mercado la probabilidad que esto suceda es menor al 20%), pero que sí el organismo mantenga su visión dovish. La que ha volcado en las últimas apariciones Powell. Será una reunión, además, en donde no sólo el mercado contará con el comunicado, sino también con la revisión de sus proyecciones económicas y una conferencia de prensa de su presidente. De hecho, no es la única señal de política monetaria que se espera por estos días. El BCE, que se reunirá el 20, también dará material de análisis para el mercado ante la probabilidad ya no subir la tasa, sino de bajarla. Cambiando de eje, otro punto para los inversores se mantendrá sobre las negociaciones en la cumbre del G20 en Japón, y la puerta abierta a nuevas negociaciones con China.

Volviendo al plano local, el gobierno avanza en la coyuntura hacia el equilibrio macroeconómico de la mano del superávit fiscal y de cuenta corriente. A la par, que se mantiene una política monetaria contractiva, que lleva a las tasas de interés nominales y reales muy altas y positivas como herramienta antiinflacionaria.

En lo político, la incertidumbre sobre candidatos comienza a despejarse. Cerrada las alianzas, este sábado deberán estar definidas las listas. Esto baja la incertidumbre en general, aunque lógicamente no la elimina. Falta mucho para ello.

La incorporación de Pichetto a la fórmula de Macri fue interpretada como una jugada estratégica, y sumando en principio a la competitividad en las elecciones y gobernabilidad en un eventual nuevo Gobierno del oficialismo. Esto últimos entendidos como positivos para encarar las reformas estructurales -laboral, previsional e impositiva- muy postergadas en el primer gobierno de Cambiemos.

Ambos movimientos -de coyuntura económica y política- llevaron a la baja el riesgo país de 985 -fin de mayo-, hacia 947 primero y hacia 845 a fines de la semana pasada. Incluso la apertura en la actual semana, fue también a la baja, dentro de un marco también favorable para la región.

Esperamos que los datos económicos sigan mostrando su tendencia al equilibrio junto a una baja lenta de la inflación, donde el nivel de actividad continuará con un sesgo hacia las exportaciones y solo en el tercer trimestre podría verse una mejora del gasto interno. Entonces, la mejora del riesgo país por los fundamentals económicos seguiría pero lentamente, y la mejora por riesgo político claramente se mantendrá vinculada a las encuestas primero y el resultado de las PASO después.

Nuestra visión mantiene un sesgo cauteloso, dado que la volatilidad se mantendrá, de la mano de la incertidumbre propia y ajena (el escenario externo se está desenvolviendo de forma favorable para emergente, pero no está libre de cimbronazos y lo ha dejado en claro los últimos meses). Para inversores que buscan una tasa alta y aceptan el riesgo de estar en pesos –pero no van a estar realizando la administración activa- encontramos opciones en los FCI, dado la liquidez prácticamente inmediata que estos ofrecen, o también vemos oportunidades dentro de la curva de Lecaps. En dólares, estaremos analizando las posibles licitaciones por venir de Letes, como una opción para los más conservadores (deberemos acá ver los plazos). Mientras que entendemos que la curva de bonos soberanos y subsoberanos ofrecen también una ecuación riesgo-rentabilidad interesante, para aquellos que entiendan igualmente la volatilidad que podrá presentarse. En lo que respecta a la renta variable, se abrirán seguro oportunidades de trading, pero no hay que desesperarse a intentar capturarlas -en especial, para aquellos inversores que se sientan cómodos en esta coyuntura-.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0