Politica

Argentina designa a Hezbollah como una organización terrorista

El presidente argentina, Mauricio Macri. Foto: Reuters.

Argentina designó a Hezbollah como una organización terrorista y pidió congelar los activos del grupo islamista libanés. Le atribuye dos atentados en el país.

La Unidad de Información Financiera (UIF) de Argentina ordenó el congelamiento de los activos de los miembros de Hezbollah y de la organización un día después de que el país confeccionara una lista para personas y entidades vinculadas al terrorismo. Es la primera designación de Hezbollah como grupo terrorista que se hace en América Latina.

El anuncio coincide con la visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para la conmemoración del 25 aniversario del atentado a un centro comunitario judío (AMIA) en Buenos Aires en el que murieron 85 personas.

Argentina culpa a Irán y a Hezbollah por el ataque, aunque ambos niegan cualquier responsabilidad. "Consideramos apropiado e importante que se haya dado un paso concreto en la lucha contra el terrorismo en la región con la reciente creación del registro de personas terroristas", dijo Ariel Eichbaum, presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), durante un acto público.

El país sudamericano también culpa a Hezbollah por un ataque a la embajada israelí en Buenos Aires en 1992 que mató a 29 personas.

"En la actualidad, Hezbollah continúa representando una amenaza actual y vigente para la seguridad nacional y la integridad del orden económico financiero de la República Argentina", dijo la UIF en un comunicado. No hubo hasta el momento comentarios de Hezbollah sobre la decisión del país.

El año pasado Argentina congeló activos de 14 miembros del clan Barakat, una familia que las autoridades consideran que tiene lazos cercanos con Hezbollah.

Funcionarios estadounidenses y argentinos dicen que Hezbollah opera en lo que se conoce como el área de la triple frontera que involucra a Argentina, Brasil y Paraguay, donde una economía ilícita financia sus operaciones en otros lugares.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.