Politica

Alberto Férnandez busca arrebatarle la presidencia a Mauricio Macri

Alberto Fernandez. Foto: Reuters.

Los comicios comenzaron el domingo en Argentina, con el peronista opositor Alberto Fernández como claro favorito para quitarle la presidencia al mandatario neoliberal Mauricio Macri. El actual presidente está muy golpeado por la severa crisis económica que generó en el país. Siga las elecciones de Argentina en directo.

Una victoria de Fernández generaría más preocupación en los mercados financieros, que temen que impulse una mayor intervención estatal sobre la economía. Se trata de un negociador político cuya candidatura fue impulsada por la expresidenta y compañera de fórmula Cristina Fernández de Kirchner.

Macri es el mayor beneficiario de los mercados. Sin embargo, los expertos consideran que es muy difícil que remonte la diferencia de casi 20 puntos porcentuales que le sacó Fernández en las primarias de agosto, que funcionaron como un amplio sondeo a nivel nacional. Si el resultado de las primarias se repite este domingo, el líder opositor se consagrará presidente sin necesidad de recurrir a un balotaje.

Aunque los inversores ya descuentan la victoria del peronismo, su triunfo podría impactar el lunes en los mercados y provocar una nueva baja del ya debilitado peso local, que en agosto se derrumbó tras conocerse el resultado de las primarias.

Fernández es un peronista moderado que ha logrado aunar a su partido dentro de la coalición Frente de Todos. Había sido jefe de Gabinete en parte de las gestiones del expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y de su compañera de fórmula (2007-2015).

"Voy a votar a la fórmula Fernández–Fernández. Mi ocupación es desempleado y esa es una de las razones por las que voy a votar al Frente de Todos. La verdad que estos últimos cuatro años fueron muy complicados para el país", dijo a Reuters el desocupado Mario Volker, de 25 años, en Buenos Aires. El salto que dieron la inflación, el desempleo y la pobreza es el talón de Aquiles de Macri y de su alianza de centroderecha Juntos por el Cambio, que conserva un núcleo duro de votantes que ven en él a un impulsor de la transparencia y de las obras públicas.

"Voto a Macri porque creo en el cambio, porque no se puede arreglar un país que el kirchnerismo destruyó en 12 años, en cuatro años", señaló Naura Akil, una empleada contable de 46 años.

El actual presidente propone avanzar con la apertura de la economía y el ajuste del Estado, aunque la agudización de la crisis disparada en agosto lo llevó a tomar algunas medidas que sirvieron como leves paliativos sociales. Fernández es proclive a una mayor intervención estatal para impulsar el mercado doméstico y hacer crecer la actividad, actualmente paralizada.

El candidato peronista suele defender la gestión de Néstor Kirchner, durante la que la economía creció robustamente con superávit fiscal y reducción de la pobreza. La reactivación de la economía, el combate a la pobreza y la renegociación de un acuerdo por 57.000 millones de dólares firmado el año pasado -cuando despuntaba la crisis- entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) serán las prioridades en las que tendrá que enfocarse el próximo gobierno.

Los comicios se dirimirán en un balotaje el 24 de noviembre si ninguno de los dos candidatos supera el 45% de los votos o el 40 por ciento y una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo.

Las urnas permanecerán abiertas hasta las 18 de Argentina y se esperan los primeros resultados del recuento provisorio tres horas después. Además del presidente, en las elecciones los argentinos elegirán diputados, senadores, gobernadores y dirigentes locales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin