Politica

México le concede asilo político a Evo Morales tras el golpe de Estado

Evo Morales solicitó asilo político a México luego del golpe de Estado cívico-político-policial que orquestó un sector de la oposición, las Fuerzas Armadas y la Policía. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó que el pedido e informó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador concederá asilo al ahora exmandatario boliviano.

"Hace unos momentos recibí una llamada de Evo Morales mediante la cual solicitó formalmente asilo político en el país", dijo Ebrard en una declaración a la prensa citada por el diario El Universal. "Y México -siguió- ha decidido concederle el asilo por razones humanitarias; en Bolivia, su vida y su integridad corren peligro", añadió el canciller. Añadió el diplomático que puso en marcha los trámites necesarios para conseguir un salvoconducto.

México fue el primer país en ofrecer asilo político a Morales, quien renunció ayer a la presidencia de Bolivia, luego de un golpe de Estado orquestado y forzado por presiones de sectores de las Fuerzas Armadas y agentes de seguridad, además de protestas populares nacidas del resultado de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Veinte legisladores y funcionarios del Ejecutivo que hasta este domingo encabezó Morales están alojados en la embajada de México en La Paz, según reveló Ebrard. "México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz", escribió Ebrard en su cuenta de la red Twitter.

El secretario de Relaciones Exteriores de la administración de Andrés Manuel López Obrador no detalló quiénes son esos funcionarios y legisladores que entraron a la embajada mexicana. "México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no", remarcó Ebrard.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.