Politica

Conflicto por Malvinas: Inglaterra impidió que Argentina compre aviones para su Fuerza Aérea

El ministro de Defensa, Agustin Rossi.

El Ministro de Defensa, Agustín Rossi, informó que el gobierno británico le puso trabas para la compra de aviones caza FA50 producidos por Corea del Sur. Se debe a que contienen cinco componentes de origen británico.

Rossi calificó el hecho como una "nueva muestra de soberbia imperial" tras publicar en Twitter un comunicado de la empresa Korea Aerospace Industries: "Veniamos dialogando con la empresa KAI, coreana, para la compra del avión caza FA 50 para la FAA. Hoy, nos comunican que Gran Bretaña, quien produce 5 componentes del FA 50, prohíbe la venta a nuestro país. Nueva muestra de soberbia imperial #MalvinasArgentinas".

La nota de KAI dirigida al embajador argentino en Corea, Alfredo Bascou, se lo informó sobre el impedimento de la compra para equipar a la Fuerza Aérea indicando que: "Como sabrá, la exportación de seis componentes principales producidos por proveedores del Reino Unido para FA-50 está sujeta a la aprobación del gobierno del Reino Unido, que tiene un embargo de armas contra Argentina"

Luego de la Guerra de Malvinas de 1982, el Reino Unido impuso un embargo de armas al país que es alcanzado incluso por armamentos que tengan mínimos componentes de ese país. Al día de hoy, el conflicto sigue teniendo injerencia y el reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas es un reclamo histórico del Estado Argentino.

Por ese motivo es que el armamento necesario para equipar a las Fuerzas Armadas está sujeto a la aprobación de Inglaterra siempre que cuente con algún componente de ese país al considerarlo un "potencial" enemigo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.