Politica

Empresarios rechazan el argumento del Gobierno al prohibir exportar maíz

El campo es uno de los pocos sectores generadores de divisas externas. Aún así sufre las inclemencias del gobierno de Fernández.

La cámara de la carne argentina CICCRA dijo el lunes que la suspensión de exportaciones de maíz anunciada por el Gobierno no tendrá impacto en los precios de la cadena de la carne, a pesar de que la justificación oficial de la medida fue que busca garantizar la oferta del grano usado como alimento animal.

El Gobierno del peronista Alberto Fernández suspendió temporalmente el miércoles el registro de nuevas exportaciones de maíz con fecha de embarque hasta febrero, arguyendo que busca asegurar el abastecimiento doméstico del cereal, en una decisión inesperada que generó malestar en el sector rural.

El maíz es usado como forraje para vacas y sus precios internacionales se han disparado en los últimos meses, impactando en los costos de la producción de carne bovina, un alimento de alto impacto social en Argentina, donde años de elevada inflación han hecho que el producto sea cada vez más un lujo.

Sin embargo, según Miguel Schiariti, presidente de CICCRA, la decisión oficial no incrementará la oferta doméstica de maíz, ni hará bajar sus precios, en un mercado donde no hay una faltante del cereal.

"¿Qué va a pasar? Nada. Nadie va a dejar una moneda dura como es el maíz, porque el maíz cotiza en dólares, porque no lo dejen vender (al mercado exterior). Va a vender cuando necesite vender y va a vender a los precios que estaba vendiendo antes del cierre de esto", dijo Schiariti.

El titular de la cámara de la cadena del cereal MAIZAR, Alberto Morelli, dijo que el cierre del mercado externo no causará un vuelco de maíz al mercado local ya que los productores continúan atentos a los precios internacionales del grano como también a la evolución de la cotización de la devaluada moneda local.

En el mercado de futuros de Chicago, el maíz abrió el lunes en alza, alcanzando sus valores más altos en seis años y medio, impulsado en parte por la medida del Gobierno argentino.

Según el Ministerio de Agricultura, hasta el 23 de diciembre exportadores habían comprado el 64% de los 58,5 millones de toneladas de maíz del ciclo 2019/20. En la misma fecha del 2019, las compras de los exportadores representaban el 68% de los 57 millones de toneladas del cereal del ciclo 2018/19.

"No es el camino. Lo que tendrían que haber hecho es no apurarse y esperar que pasara lo que está pasando hoy. Ya en la última semana cayeron" los precios de la carne, dijo Schiariti, que explicó que las alzas en los precios estuvieron afectados en diciembre por factores estacionales y el relajamiento de restricciones por la pandemia de COVID-19.

En tanto, la decisión de Fernández causó malestar entre los productores rurales, que mantienen una histórica mala relación con el peronismo, que es proclive a intervenir mercados. Según entidades rurales, la suspensión podría desalentar la siembra del cereal en futuras campañas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.