Politica

El campo realizará otra huelga contra las "medidas discriminatorias" del kirchnerismo

El campo argentino no venderá su producción desde el lunes.

Productores agrícolas de Argentina realizarán una huelga comercial de 72 horas a partir del lunes 11 en protesta contra la decisión del Gobierno argentino de suspender temporalmente las exportaciones de maíz, dijeron el martes tres de las principales asociaciones rurales del país.

El Gobierno de Argentina, un proveedor mundial líder de alimentos, la semana pasada suspendió temporalmente el registro de nuevas exportaciones de maíz con fecha de embarque hasta febrero para garantizar el abastecimiento doméstico del cereal, en lo que fue una decisión inesperada para la cadena agrícola.

La medida del presidente peronista Alberto Fernández reavivo históricas tensiones entre el partido gobernante, que suele acudir a políticas de intervención de los mercados, y el sector rural, proclive a políticas más liberales.

"Rechazamos el cierre del registro de exportación de maíz por tratarse de una medida absolutamente perjudicial para el campo y para la Argentina en su conjunto, como hemos venido sosteniendo desde su anuncio", dijeron en un comunicado las asociaciones agropecuarias CRA, SRA y CONINAGRO.

Cómo será la medida

Según las entidades, la medida de fuerza comenzará en la medianoche del lunes 11 hasta que finalice el miércoles 13 y pidieron al Gobierno de Fernández que revise la medida.

En la tarde del martes, el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) -que reúne a importantes empresas agroexportadoras como Bunge y Cargill- advirtió que la decisión del Gobierno argentino podría tener un impacto negativo en el comercio exterior del país del maíz.

La decisión oficial "introduce una variable de incertidumbre en los compradores de terceros países que pueden castigar en compra como en precios al origen argentino", dijo en un comunicado el CEC, que señaló que el Gobierno no lo consultó por la medida.

Argentina es el tercer exportador mundial de maíz y según datos oficiales entre enero y noviembre del 2020 embarcó 36 millones de toneladas del grano por 5.843 millones de dólares.

El CEC, que nuclea a agroexportadores en Argentina como Cargill y Bunge, también dijo que la medida podría generar el efecto contrario de lo que busca el Gobierno argentino: una retracción en la venta de reservas por parte de agricultores y una disminución de la siembra en el ciclo 2021/22.

A su vez, las asociaciones que representan a las cadenas productivas del maíz, la soja y el trigo -los principales cultivos de Argentina- también dijeron que la medida del Gobierno le quita confiabilidad al país como proveedor mundial de alimentos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin