Sociedad

La afromexicanidad más unida que nunca

Equipo de delegados afromexicanos.

Omer Freixa* (Especial para El Economista América)

En México se da un hito histórico respecto a su población de origen africano, llegada por la fuerza durante la época colonial y también en diásporas posteriores. Luego de haber sido censada por primera vez la comunidad afromexicana en 2015 (con criterio de auto-adscripción), en estas últimas semanas se consuma un proceso por el cual se presta el reconocimiento constitucional a dicho colectivo, al haberse modificado el artículo 2° de la carta magna mexicana.

En dicho texto se incorporó el apartado c) por el cual la Constitución reconoce a los pueblos y comunidades afromexicanas como parte de la composición pluricultural de la Nación. En relación a la autonomía y el desarrollo que enuncia el artículo, la población afromexicana se equipara a la indígena, que en México conforma 68 pueblos.

En El Economista América tuvimos la oportunidad de conversar con dos integrantes del colectivo afromexicano y participantes en el proceso, para un grupo que totaliza cerca de 1,4 millones de personas auto-reconocidas según datos de 2015 y que ha sido históricamente invisibilizado y marginado por el Estado mexicano. Pero algo empezó a cambiar.

Participantes: David A. Gómez Arriaga, delegado del pueblo afromexicano del Estado de Morelos electo en el Foro de Consulta de Copala en el de Cuernavaca, y Aleida V. Vázquez Cisneros, poetisa y activista por los derechos de las mujeres del pueblo afromexicano.

EEA: ¿Cómo se reconocieron parte de la afromexicanidad?

AVC: Me asumí negra desde que tengo uso de razón porque crecí en un entorno de personas negras (familia, vecinos, territorio, etc).

DGA: La afromexicanidad proviene de mi padre, de Morelos, donde hay mucho fenotipo afro pero está muy escondido. Ese Estado tuvo tanta afrodescendencia e historia negra como los de Guerrero y Veracruz, la costa pacífica y del Golfo de México, las zonas con mayor afromexicanidad del país. Con tanta invisibilidad sobre lo afro, sin embargo, en mi familia solo mi padre y yo prestamos atención al tema.

EEA: ¿Cómo se ordenó el trabajo?

DGA: Se convocó a un Foro Nacional de Consulta en el DF, del 6 al 8 de agosto, para consensuar los resultados de los 54 Foros Regionales de Consulta a los Pueblos Indígenas y Afromexicano, incluyendo uno en la ciudad de Los Ángeles. La consulta fue dividida en 16 temas a ser tratados en la reforma del art. 2° de la Constitución que garantiza, entre otras cosas, la protección y el reconocimiento, hasta el momento, de los pueblos indígenas en México.

EEA: De esos temas, ¿en cuál se trató la afromexicanidad?

DGA: En la mesa 6. La única pregunta que se hizo es cómo debía ser la adscripción al pueblo afromexicano. Si debía haber auto-adscripción, si debían primar algunos criterio o si el Estado debería juzgar si una persona puede o no auto-adscribirse.

EEA: ¿Cuál fue la decisión final?

DGA: Hubo consenso, la identidad debe ser por auto-adscripción. De hecho, nadie intentó negarla al margen de cualquier perfil étnico. El gobierno decidió consultar los mismos 16 temas que para el pueblo indígena.

EEA: Afrodescendientes, afromexicanos, pueblos negros, etc. ¿Qué adoptar como identidad?

DGA: Fue muy importante la decisión de considerarnos un solo pueblo afromexicano, sea cual sea la cultura y la procedencia. Peleamos por estar en la redacción del artículo 2°, figurar en el encabezado y lo logramos, pero también acordamos que el término a ser utilizado a efectos legales, para siempre, para autodenominarnos es afromexicanos, dejando de lado afrodescendientes y demás.

AVC: Desde la primera vez que escuché el término afromexicano me conecté de inmediato porque sentí que hace alusión a nuestros ancestros africanos pero también a nuestra mexicanidad.

EEA: ¿Cómo se gestó el proceso que lleva a la modificación constitucional?

DGA: Los Foros de Consulta fueron hechos por convocatoria abierta con aval del gobierno mexicano, a través del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI). En esos foros participaron representantes de los pueblos indígenas y del afromexicano. Para ser resolutivas las asambleas, debía presentarse al menos una persona afrodescendiente.

EEA: ¿En cuáles participaron?

DGA: En la capital de Morelos, Cuernavaca, me acerqué al foro para hablar de la afrodescendencia en el Estado de Morelos que actualmente investigo. En esa mesa de Cuernavaca en su mayoría están los pueblos nahuas y tlahuica, indígenas. También hubo representantes zapotecas, mixtecos y otomíes que, si bien no son originarios del Estado, representan una importante población que ha migrado a Morelos. Por ende, yo fui el único afromexicano en todo Morelos y Cuernavaca. Varias de las resoluciones que salieron las propuse yo. Fui electo junto a la compañera Aleida, quien representaba a Guerrero, y Sulpicio a Oaxaca.

EEA: ¿Cuál es la relación entre afromexicanos y pueblos indígenas?

DGA: En el plano de la multiculturalidad en el país, se decidió conferirle un marco jurídico al pueblo afromexicano de manera que armonice con los derechos de los pueblos indígenas, por lo que técnicamente toda resolución indígena le concierne al pueblo afro. A efectos prácticos, los afromexicanos pasamos a tener no solo el reconocimiento, sino los mismos derechos que los indígenas.

EEA: ¿Cuál es el espacio de las mujeres?

AVC: El tema de sus derechos nos queda a deber. Si bien la participación femenina ha sido activa, no obstante me parece que faltan espacios para ellas, pues los existentes fueron creados y gestionados por nosotras mismas.

EEA: ¿Se dieron tensiones?

AVC: Por supuesto, dado que existe diversidad de ideas y posturas. No obstante, siempre se logra plasmar lo que la mayoría acuerda.

EEA: ¿Qué pueden concluir del proceso?

AVC: Por primera vez en la historia de nuestro país el gobierno convocó al pueblo afromexicano para consultar por sus demandas y necesidades. Además, las organizaciones civiles afromexicanas se vinculan y trabajan de manera conjunta para elaborar propuestas.

DGA: La felicidad que tuve al poder representar al pueblo afromexicano así como la experiencia increíble de estar entre mis hermanos y hermanas, en una atmósfera totalmente inclusiva. Es un hecho histórico.

* Omer Freixa (@OmerFreixa) es historiador africanista argentino (UBA-UNTREF), docente e investigador en las Universidades de Buenos Aires y Tres de Febrero, profesor en el Consejo Superior de Educación Católica y en el Instituto Superior del Profesorado Dr. Joaquín V. González. Mg. en Diversidad Cultural y especialista en estudios afroamericanos.

Relacionados

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0