Sociedad

Muertes por accidente se reducen a la mitad en 2020 por la cuarentena 'más larga del mundo'

Gran parte de las rutas argentina tienen un déficit de seguridad, segun informes privados.

La extensa cuarentena a la que estuvieron obligados los argentinos el año pasado tuvo una buena contracara: la drástica reducción en accidentes de tránsito. En 2020, fallecieron 3.138 personas, un 45% menos que en 2019, indican cifras oficiales. El promedio diario cayó de 15,3 a 8,5 y la tasa cada 100.000 habitantes pasó de 12,5 a 6,9%.

Los accidentes son la principal causa de muerte evitable de los argentinos, como consecuencia de la mala infraestructura vial, producto a su vez de la falta de inversión y la corrupción reinante en el sector, tanto por parte de los estados nacional y provinciales, y las principales empresas del rubro, hoy investigadas en el marco de la causa por los 'Cuadernos de las coimas'.

Las cifras c

DECLARACIONES DEL MINISTRO DE TRANSPORTE MARIO MEONI

En un comunicado, el ministro de Transporte Mario Meoni, dijo que "estas cifras son el lado positivo de las restricciones de circulación que nos trajo la pandemia y, sobre todo, son personas que hoy siguen con nosotros y familias que no están sufriendo una pérdida. Si queremos mantenerlas debemos ser muy responsables a la hora de circular, respetando la velocidad máxima, no consumiendo alcohol y usando el cinturón de seguridad, no solamente quienes se mueven en automóviles".

"Todas las personas que viajen en micros o minibús también deben usarlo porque, además de ser obligatorio, es la forma de cuidar su vida. Nosotros vamos a seguir controlando como hemos hecho durante esta temporada, donde ya fiscalizamos más de 103.000 vehículos, porque nuestro objetivo siempre es cuidar la vida de las personas", añadió.

A su turno, Pablo Martínez Carignano, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) reconoció "a las 23 Provincias y a la ciudad de Buenos Aires por el gran trabajo de sus Observatorios Viales: que al 14 de enero tengamos consolidadas las estadísticas oficiales del año anterior es algo que nunca había sucedido en la Argentina y demuestra que el trabajo federal y comprometido es el camino a seguir".

"Sobre lo que indican los números, dos reflexiones. Por un lado, la reducción casi a la mitad de los fallecidos implica más 2000 vidas salvadas y decenas de miles de heridos que se evitaron: hoy hay muchas familias argentinas que no lloran por la pérdida de un ser querido y eso no tiene precio. Por otro, la certeza de que no hay que confundirse con esta caída: el descenso obedeció fundamentalmente a la restricción de la circulación, sobre todo en el comienzo de la pandemia, y no a un cambio cultural de los usuarios. Para adelante debemos seguir trabajando con ese objetivo, para que en Argentina haya más educación vial, más controles, más campañas, mejores vehículos, mejor infraestructura y mejores leyes, para que la nueva normalidad no sea un retorno a las estadísticas de años anteriores", expresó.

En suma, dijo para cerrar "para que la seguridad vial no sea un tema privativo de especialistas, funcionarios o familiares de víctimas sino para que integre la agenda de todas las familias argentinas y esté entre sus preocupaciones centrales ya que, insisto, nada mata más jóvenes en nuestro país que los siniestros viales".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.