Sociedad

Un asado: el origen del incendio más grande en la historia de El Bolsón

Incendio en El Bolsón. Foto: Twitter de la Secretaría de Estado de Seguridad y Justicia de Río Negro

El incendio que empezó el domingo en El Bolsón se habría originado accidentalmente por unos vecinos que estaban haciendo un asado. Hasta el momento, el fuego ya arrasó alrededor de 10.000 hectáreas en la zona cordillerana de la Patagonia.

Aunque hay una investigación en curso, en la que ya interviene la Justicia de Río Negro, las autoridades locales y provinciales tienen la hipótesis de que el hecho se originó por un grupo de personas del barrio El Mirador, ubicado en el paraje Los Repollos (a unos 10 kilómetros de El Bolsón) que dejó encendidas unas brasas después de comer un asado el domingo 24 después del mediodía. Si bien se trataría de un hecho accidental, esto no los exentaría de su responsabilidad por delito ambiental.

En una entrevista con el canal de noticias TN, la gobernadora de la provincia Arabela Carreras sostuvo que "desde el aire se ve muy claramente el lugar donde se inicia el fuego, que es una vivienda particular. En esa zona se está investigando". "Recién estamos buscando todas las pruebas, pero aparentemente sería una situación culposa y no dolosa, por lo que lamentablemente un descuido habría generado este desastre ambiental", señaló.

A pesar de que el fuego "no tiene límite y está avanzando de manera muy preocupante hacia Chubut", la mandataria provincial confirmó que solo fueron quemadas dos viviendas y que sus habitantes fueron evacuados, sin registrarse heridos. "La población de El Bolsón está bien y se desarrollan normalmente todas las actividades. Es una localidad turística que tiene arriba del 90 por ciento de ocupación turística, algo que nos sorprendió. Por el momento, el incendio se mantiene alejado de la población", precisó.

Más de un centenar de brigadistas se encuentran en la línea de fuego con el objetivo de contener las llamas, que amenazaban con cruzar la Ruta Nacional 40. Si esto ocurriera, el fuego estaría ya muy cerca de la traza de las casas y de una planta de gas. Una vez que se originó la primera brasa, el fuego fue impulsado por fuertes ráfagas de viento y alimentado por el material combustible que hay en el lugar por la sequía de la temporada de verano, arrasando rápidamente con grandes porciones de bosque patagónico.

Para mañana se prevén lluvias leves en la zona, que no colaborarían demasiado con apaciguar la situación. Se espera que el jueves y el viernes lleguen precipitaciones más fuertes que traigan un alivio a los brigadistas. "Dependemos de las condiciones climáticas. Se estima que va a bajar un poco la temperatura y que tengamos algo de lluvia, pero no necesariamente va a extinguir el fuego. Eso puede tardar varios días, me informa la gente que más experiencia tiene. Así que habrá que estar custodiando los límites del incendio durante varios días más", explicó Carreras.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin