Sociedad

"Muchos hijos, un mono y un castillo" abre la muestra Espanoramas

Gustavo Salmerón y Julita Salmerón en el rodaje de Muchos hijos, un mono y un castillo

La aclamada "Muchos hijos, un mono y un castillo" (2017), de Gustavo Salmerón, será la encargada de abrir en Buenos Aires el festival "Espanoramas", un evento que busca evidenciar el "importante momento creativo" que vive el cine español en la actualidad, contaron hoy los organizadores.

El 22 de febrero, apenas dos semanas después de recibir el Goya a mejor documental, se proyectará este filme grabado durante 14 años y en el que Salmerón muestra delirantes y divertidos momentos de su familia mientras narra la historia de Julita, su madre, una mujer única que logró cumplir los tres sueños que tenía de pequeña: tener muchos hijos, un mono y un castillo.

Así será el pistoletazo de salida a la muestra, organizada por el Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA), con la colaboración del Instituto Nacional del Cine y las Artes Audiovisuales (INCAA) de Argentina, y que permitirá que, durante una semana, se puedan ver en el cine Gaumont de la ciudad 14 obras estrenadas en el último año, 11 de ellas óperas primas.

El programador de Espanoramas, Fran Gayo, contó hoy en una conferencia de prensa que a la hora de elegir las que se iban a proyectar se basó en lo que le habían hecho "sentir", siempre con la idea de hacerlo "lo más ecléctico posible" para ofrecer "una panorámica muy de lo que es el cine español ahora mismo".

Entre ellas están "Converso", un diálogo sobre religión de David Arratibel; la catalana "Brava", en la que la directora Roser Aguilar aborda las agresiones sexuales a mujeres; "Abracadabra", de Pablo Berger, una comedia negra protagonizada por Maribel Verdú y Antonio de la Torre; o el thriller gallego "Dhogs", de Andrés Goitera.

Gayo hizo hincapié en que hay una presencia "muy importante" de directoras y apuntó que en ningún momento tuvo en la mano "una calculadora en la que iba marcando porcentajes para ver que hubiese un mínimo de mujeres", sino que su participación es "elemental" y lo realmente "complicado" es articular una programación en la que no estén.

"Siento ahora mismo una cierta esperanza hacia donde parece ir encaminado el cine español en términos de creatividad. Es un momento importante, particular" porque "empieza a tomar fuerza una tercera vía que estaba muy debilitada y me parece importantísima, entre lo que es el cine más comercial y el cine de lo que se suele llamar de línea dura", valoró.

A su juicio, "se están haciendo cosas muy importantes e interesantes y que están teniendo un reflejo muy potente a nivel de festivales internacionales".

Al ser consultado por la polémica sobre Netflix por su posible perjuicio a la forma actual de distribución, señaló que aunque es cierto que ha permitido que un gran número de creaciones españolas puedan verse en Argentina, le parecería "terrible" que eso conllevase la desaparición de las salas de cine.

Gayo aseguró que le resulta "absurdo" y "rarísimo" pensar que ver una película en casa, en el ordenador, pueda "sustituir la liturgia y la mística de la sala de cine".

Con él coincidió Santiago Rosso, del INCAA, al hablar de esa "ceremonia" que supone entrar a una sala de cine en la que "uno está en una situación íntima pero al mismo tiempo compartida con otros (...), hay una experiencia mágica" y, en su opinión, se generan sensaciones que no se pueden trasladar a un salón.

Por su parte, la consejera cultural de la embajada de España en Argentina y directora del CCEBA, Pilar Ruiz, destacó las "conexiones" que hay entre el cine español y el argentino a nivel de dirección, actuación y producción y valoró que este vínculo de ambos países se mantiene en todos los niveles de la cultura.

"El vínculo es tan estrecho y, para nosotros, España y Argentina están tan sumamente unidos que, en realidad, el Atlántico se nos hace chico", afirmó.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin