Turismo Argentina

Comenzaron las obras para el circuito "La Trochita" en la estepa rionegrina

La Trochita, un clásico paseo de la estepa patagónica, busca recobrar su plenitud.

Los trabajos de mejora de la infraestructura del circuito turístico ferroviario "La Trochita", comenzaron a desarrollarse con financiamiento del Estado Nacional, con un presupuesto total superior a los $34 millones.

El inicio de las obras es supervisado por el Ministerio de Obras y Servicios Públicos de Río Negro y corresponden a proyectos presentados por la cartera turística rionegrina en el marco del Programa Nacional 50 Destinos.

Las obras del circuito de "La Trochita" buscan impulsar el desarrollo del producto turístico ferroviario, diversificando la oferta hacia espacios de gran potencial de turismo naturaleza como es la región de la estepa rionegrina.

El aporte del Estado nacional será de $20,5 millones para la obra de Estación Ojos de Agua, $10,6 millones para el Parador Empalme Apeadero y $3 millones para la Estación Ñorquinco.

Según se informó, "en la Estación Ojos de Agua se realiza el rescate arquitectónico de una antigua vivienda ferroviaria que constituirá un espacio con servicios gastronómicos de la cocina regional".

"En la Estación Empalme Apeadero, se construye un centro de interpretación de La Trochita, incorporando material informativo sobre la historia del ferrocarril de trocha angosta, y la puesta en valor de elementos ferroviarios, representando en su conjunto un Complejo Museográfico".

Y en la Estación Ñorquinco, "se construirá un espacio que dará refugio a las actividades comerciales de productos artesanales y gastronomía local".

Los paradores funcionales "brindarán refugio, servicio sanitario y áreas que faciliten a los pobladores locales ofrecer sus productos artesanales o servicios a los visitantes", concluye el parte provincial.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.